Una mujer con una mascarilla frente a la Catedral de Milán en medio del brote de coronavirus en Italia. Foto: Efe/EPA/MB
stop

El Gobierno italiano ha anunciado la prohibición por decreto de entradas y salidas de la región de Lombardía y otras 14 regiones por ser "zonas rojas"

Barcelona, 08 de marzo de 2020 (10:50 CET)

El Gobierno italiano ha anunciado la prohibición por decreto de entradas y salidas de la región de Lombardía y otras 14 regiones consideradas hasta el momento "zonas rojas" desde el 8 de marzo y hasta el 3 de abril, tiempo en el que se espera detectar cualquier posible nuevo caso del coronavirus COVID-16. Es una medida que afecta a más de 16 millones de personas y que termina por aislar Milán, que lleva el peso de la economía y las exportaciones. En Italia ya se han producido 233 muertes y 5.883 contagios por esta enfermedad.

El Gobierno del país ultimaba la noche del sábado un decreto para prohibir la entrada y salida de toda la región y de otras catorce provincias italianas: Módena, Parma, Piacenza, Reggio-Emilia, Rimini, Pesaro y Urbino, Padua, Treviso, Asti, Alessandria, Verbano-Cusio-Ossola, Novara, Vercelli y también Venecia.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha anunciado la firma de este decreto y según ha explicado, "se establecerá una restricción que limitará el movimiento en el territorio" y ha subrayado que será posible entrar y salir de estas regiones solo si se justifican "las necesidades laborales, situaciones de necesidad o en caso de emergencia".

Añadía que “tenemos dos motivos contener la difusión del contagio y al mismo tiempo actuar para no sobrecargar las estructuras sanitarias”. “Ahora ya no tenemos las zonas rojas que establecimos en un principio. No hay motivo de tener a estas personas confinadas con una difusión del contagio en toda la Lombardía”, ha añadido.

Esta medida causó un gran desconcierto entre la población del norte de Italia. Las redes se llenaron de imágenes de cientos de personas en aglomeración en las estaciones para llegar al sur del país antes de que establecieran el cierre. Como resultado de este decreto, también se cerrarán las escuelas y universidades de estas zonas, se suspenderán ceremonias civiles y religiosas y eventos en pubs y discotecas, así como gimnasios o piscinas, museos y centros culturales. Los bares y restaurantes podrán permanecer abiertos, aunque se limita su horario de las 6 a las 18 horas.

Disconformidad entre gobernadores

Además se está pidiendo a las personas con síntomas de problemas respiratorios o de fiebre (más de 37,5 grados) que se quedan en casa y limiten el contacto con otras personas. Según ha informado el medio italiano La Repubblica, quien no cumpla con estas limitaciones y con las nuevas medidas, podrá ser detenido hasta tres meses y se podrá enfrentar a una multa de hasta 206 euros.

Los gobernadores de Lombardía y Emilia Romaña han manifestado, sin embargo, su disconformidad parcial. El gobernador de Lombardía, Attilio Fontana considera que la decisión "parece estar yendo en la dirección correcta, pero no puedo dejar de señalar que es un desastre". El gobernador de Emilia Romaña, Stefano Bonaccini, ha explicado que manteniendo la colaboración con el Gobierno "deberíamos haber podido trabajar unas horas más para llegar a las soluciones más coherentes y compartidas".


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad