Torra, durante un debate en el Parlament. Foto: EFE/QG

La Guardia Civil vio a Torra llevando las papeletas comisadas el 20-S

stop

El responsable del registro en el que se hallaron 9,9 millones de papeletas dice que Torra fue uno de los que visitaron la nave en la que estaba el material

Barcelona, 20 de marzo de 2019 (11:41 CET)

El nombre de Quim Torra emergió este miércoles en el Tribunal Supremo. El presidente de la Generalitat es una de las personas que visitó la nave industrial en la que se encontraba el material durante los días previos al registro en el que se localizaron 9,9 millones de papeletas destinadas al 1-O . 

Así lo explicó durante su declaración en el juicio del procés el guardia civil responsable del registro y de la investigación que dio pie al mismo. Torra, que entonces era director del Centre d'Estudis de Temes Contemporanis de la Generalitat, fue una de las personas que fueron detectadas entrando y saliendo de la nave durante las vigilancias que se efectuaron en septiembre.

Según este testimonio, Torra participó en una reunión en la nave, situada en el polígono industrial de Can Barri, en la localidad de Bigues i Riells, el día 2 de septiembre de 2017. El encuentro fue documentado en un informe de la Guardia Civil en cuya elaboración participó el testigo y que también recogía la presencia, entre otros, de la ahora diputada y portavoz de ERC Marta Vilalta, entonces directora general de Juventud de la Generalitat; el actual conseller y entonces concejal de Esquerra en Granollers, Chakir el Homrani.

Según ese informe al que hizo referencia el testigo, el grupo estuvo introduciendo cajas en las naves, propiedad de Pau Forriol Fornells. Dos semanas después, la Guardia Civil encontró en una de ellas 9,9 millones de papeletas, 6.000 sobres y toda la documentación necesaria para constituir las mesas electorales, y detuvo tanto a Forriol como a la funcionaria del departamento de Presidencia de la Generalitat Mercedes Martínez Martos.

La pista que condujo a laGuardia Civil a las naves nació de una llamada en la que el director general de Patrimonio de la Generalitat, Francesc Sutries, informaba al entonces número dos de Oriol Junqueras, el exsecretario general de Economía y Hacienda Josep Maria Jové, de que había "una persona que quiere ayudar", tras la cual hubo una reunión entre ambos y Forriol. Días después, los investigadores seguían a Martínez Martos hasta la nave de Can Barri, donde se reunió con Forriol tras mantener un encuentro con Natalia Garriga, otra empleada del área de Vicepresidencia, también en manos de Junqueras.

Problemas tras el registro

El testigo, en la línea de otros miembros del instituto armado que declararon el martes, también relató las dificultades que tuvo la comitiva encargada del registro de la nave para abandonar la zona una vez completada su función.

El agente explicó que, una vez completado el registro, poco después de las dos de la tarde, los turismos en los que iban el secretario judicial y el abogado del detenido pudieron irse a duras penas, pero las furgonas que llevaban el material no pudieron salir de allí hasta las cinco de la tarde, cuando acudió una patrulla de los mossos y los concentrados, que bloqueban la salida con una sentada, optaron por dejar pasar a los vehículos. Eso sí, según el testigo, hubo insultos, lanzamientos y  patadas y golpes con palos de banderas a los vehículos. El saldo fueron pequeñas abolladuras y un retrovisor roto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad