La ex vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, junto a la reina emérita en un acto solidario en 2014. EFE/J.J.Guillen

Desmontando el silencio del IBEX y De la Vega por los audios Villarejo

stop

La ex vicepresidenta del Gobierno y los empresarios del parqué evitan reaccionar a las últimas filtraciones del excomisario Villarejo

Economía Digital

La ex vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, junto a la reina emérita en un acto solidario en 2014. EFE/J.J.Guillen

Barcelona, 13 de enero de 2019 (12:05 CET)

El silencio de la presidenta del Consejo de Estado y ex vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, es una de las ramificaciones más inquietantes del los audios de Villarejo. Y a su sigilo se unen también algunos altos directivos del IBEX, también salpicado por las últimas filatraciones del excomisario José Manuel Villarejo.

La documentación publicada por El Confidencial y moncloa.com esta semana revela un entramado de poder nocivo en el que De la Vega, en 2005, tranquilizaba desde la Moncloa al entonces presidente de Banco Santander, Emilio Botín, y le aseguraba que "no habrá problemas" con el juicio oral que enfrentaba la entidad por las cesiones de crédito.

Según los audios de Villarejo, la entonces vicepresidenta del Gobierno también pidió ayuda a Botín para derrocar a Francisco González en BBVA, al considerarlo cercano al PP, una información que llegó al propio González por medio del excomisario. Poco tiempo después, el caso Santander fue archivado, dando razón a la promesa de De la Vega.

El confuso relato de Villarejo sobre el IBEX y De la Vega

El relato, digno de un thriller político de clase A, tiene tanto elementos que hacen dudar de su veracidad como otros que dan indicios de ser reales.

Pero, sobre todo, el relato salpica a De la Vega y al IBEX, no solo por las entidades bancarias mencionadas, sino también porque da a entender que Villarejo controlaba teléfonos de miles de personas gracias a sus contactos en Telefónica. Y el silencio es lo único que impera en la reacción de los aludidos.

De la Vega "no va a hacer declaraciones", afirmaron fuentes próximas a la presidenta del Consejo de Estado consultadas por El Mundo. En la presunta conversación de 2005 que interceptó Villarejo, De la Vega conversaba con un supuesto emisario de Botín, Ignacio Rupérez, y le avanzaba que todo iba a salir bien en el juicio oral del Santander.

El entonces director de la Oficina Económica de la Moncloa, Miguel Sebastián, fue su interlocutor con Rupérez, aunque el número fijo desde el que se produjo la llamada no corresponde con los oficiales del director de la oficina, revela El Mundo. "También cuesta creer que De la Vega estuviera con Sebastián cuando éste telefoneó a Rupérez", informa el diario.

FG: futuro incierto en BBVA

Existe la posibilidad de que Villarejo se inventara la transcripción para seducir a su cliente, BBVA, pero también es cierto que Sebastián y Rupérez eran amigos y que el segundo era considerado en la Moncloa como emisario e Botín. Coincide también el intento de asalto de Sacyr al BBVA con la solicitud de De la Vega para que Santander ayudase a Sacyr.

González, que podría acercarse a la puerta de salida de BBVA, insiste en que no recibió información de Villarejo y que no conocía de su contratación hasta que estalló la polémica, y reveló que abrió una investigación interna por la contratación de Cenyt (la empresa del excomisario) en junio de 2018, sin explicar por qué ha tardado tanto en tomar medidas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad