Las incógnitas del PSOE ante su próximo comité federal

stop

A pesar de las especulaciones, la candidatura de Susana Díaz a las primarias del partido no está confirmada. Aunque se le acaba el tiempo. Tampoco la de Pedro Sánchez

Carlos Carnicero

La presidenta andaluza y líder del PSOE en esta comunidad, Susana Díaz, en un acto reciente en Sevilla. EFE/Julio Muñoz
La presidenta andaluza y líder del PSOE en esta comunidad, Susana Díaz, en un acto reciente en Sevilla. EFE/Julio Muñoz

Madrid, 04 de enero de 2017 (06:00 CET)

Todavía no hay orden del día para el comité federal del PSOE que se celebrará el próximo 14 de enero. Está previsto un debate sobre la situación política, fijar la fecha aproximada del congreso y las cuestiones que salgan a relucir en el debate de política general.

La gestora no da demasiada importancia a los pocos sondeos que se han publicado en las últimas semanas sobre intención de voto. No se produce un trasvase significativo de votos hacia Podemos y tampoco aparecen síntomas determinantes del deterioro que haya podido sufrir este partido por la profunda crisis interna que padece. Y no se esperaba recuperar votos en tan poco espacio de tiempo desde la explosión de la crisis socialista.

Los miembros de la gestora son conscientes que sin liderazgo en el PSOE, dirigido por un nuevo secretario o secretaria general, es imposible determinar el éxito de la política parlamentaria. Pero sí existen algunas convicciones.

Conquistas parlamentarias

La primera, que los efectos de la contraposición del "no es no" de Pedro Sánchez con la decisión del comité federal de permitir la investidura de Mariano Rajoy ya se han amortizado. Se considera que la campaña, sobre todo de Podemos, que acusaba de entreguismo al PSOE hacia el PP, ya no tiene recorrido. Ente otras cosas por los logros del PSOE en sus exigencias parlamentarias al gobierno.

La segunda, que se percibe en las encuestas la satisfacción de la mayoría de los españoles con el fin del bloqueo institucional y la recuperación de la normalidad política. Como ya se ha dicho, al no haber un liderazgo que pueda personalizar estas conquistas, es difícil saber la repercusión que han podido tener el en cuerpo electoral socialista.

La candidatura de Díaz

No está previsto que Susana Díaz anuncie su candidatura a las primarias del PSOE ni antes ni durante la celebración del Comité Federal. Ella maneja sus tiempos y es una decisión compleja. Conllevaría la sucesión en la presidencia de la Junta de Andalucía y en la propia dirección del socialismo andaluz.

Susana Díaz maneja los tiempos, pero se están acabando. Va a tener que decidirse por ser la única alternativa existente al margen de la que puedan promover los partidarios de Pedro Sánchez. Y, en primer término no hay noticias de que el anterior secretario general haya tomado una decisión sobre su candidatura.

El papel de Sánchez

La silueta de Sánchez se ha desdibujado rápidamente. Ha habido importantes deserciones en sus filas. Empezando por la de su propio secretario general, César Luena, que fue uno de los primeros que se descolgó. Tampoco cuenta con el apoyo de Patxi López, que en todo caso habría calibrado su propia candidatura como remedo de la de Pedro Sánchez.

Tampoco están en esa apuesta las secretarias generales del partido en Baleares y en el País Vasco. Y Miquel Iceta tampoco tiene el entusiasmo por Sánchez que tan esperpénticamente le pedía que le librara de Mariano Rajoy. El PSC catalán está en pleno proceso de redefinición de sus relaciones con el PSOE. No hay noticias de avances significativos en la comisión creada para ese fin.

Los apoyos a Pedro Sánchez tienen una carga estrafalaria. Sus sustentos más activos son Odón Elorza, Zaida Cantera y algunos de los diputados rebeldes en la investidura de Rajoy. La última reunión de sanchistas en Madrid reunió a sesenta socialistas más o menos conocidos. Hasta la indómita Margarita Robles ha bajado su perfil de apoyo al ex presidente.

Las fuentes consultadas en los aledaños de la gestora socialista no tienen claro que Pedro Sánchez presente su candidatura. Pero sí han percibido el bajón de sus apoyos y la menguante gira por España, que tal vez no se restablezca nunca si no anuncia finalmente su candidatura.

Las dudas por resolver

Ha habido mucho ruido alrededor de la previsible candidatura de la actual presidenta de la Junta de Andalucía. Se le descalifica pretendiendo que es una candidatura con tirón demostrado en Andalucía pero que produciría rechazo al otro lado de Despeñaperros. Es una conclusión sin base científica sobre la adhesión a una persona que no la ha pedido hasta el momento. Quienes están cerca de ella dicen que está creciendo personalmente y recuerdan que no lleva tanto tiempo en la dirección del socialismo andaluz y de la Junta.

En todo caso, lo que no sobran en el PSOE son candidatos. Y a falta de saber el apoyo, cada vez más dudoso, que conseguiría Sánchez en las primarias, no se vislumbra ningún otro candidato con peso político al margen de Susana Díaz.

El día 14, en el Comité Federal, no se van a despejar muchas incógnitas, pero sí se percibirá el clima político en la dirección del PSOE en donde también estarán aquellos que fueron y a lo mejor siguen siendo partidarios de Sánchez.

Mientras no haya la amenaza de nuevas elecciones, los dirigentes provisionales del PSOE entienden que hay que dejar transcurrir el tiempo para que se produzca un debate sereno en el PSOE y dé tiempo a que la líder de Andalucía se posicione. Después del paréntesis navideño, el reloj se ha vuelto a poner en marcha en Ferraz.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad