Las siete claves de Andalucía que afectarán a España

stop

ELECCIONES ANDALUZAS

Juan Manuel Moreno y Mariano Rajoy, en Sevilla

Barcelona, 20 de marzo de 2015 (23:08 CET)

Todos en Andalucía. Los andaluces se juegan su futuro este domingo, preocupados por el ato índice de paro, el 35% (11 puntos por encima de la media española), y por los recortes sociales para poder cumplir con el control del déficit público. Pero también votarán pensando en que se abre un nuevo ciclo político que se deberá concretar a finales de año con las elecciones generales.

Los líderes del PP y del PSOE, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, cerraron este viernes en Sevilla la campaña andaluza. Pero también estuvieron en Andalucía el líder de Podemos, Pablo Iglesias, (Dos Hermanas); de Ciudadanos, Albert Rivera (Sevilla); y de UPyD, Rosa Díez (Málaga). Y es que está en juego también el futuro gobierno de España. Hay siete claves que lo explican.

La participación

Lo que ocurra en Andalucía el domingo marcará una tendencia. Y la primera es la participación. En las elecciones de 2012, se produjo una abstención del 37,8%, y ahora las encuestas vaticinan una abstención alrededor del 31%. Eso implica una participación importante, del 70%, lo que indica que el voto se repartirá, porque hay más opciones, como Podemos o Ciudadanos. Con partidos sin mayorías absolutas, y con pocas distancias entre ellos, el sistema electoral permite que puedan llegar en una situación de casi empate. Obligará a pactos.
 

La situación del PSOE, y la lucha interna por el poder

Las encuestas de las últimas semanas muestran de forma invariable a Susana Díaz como vencedora de las elecciones. Pero sin mayoría absoluta, que se alcanzaría con 55 diputados, de los 109 con los que cuenta el parlamento andaluz. El mejor de los sondeos publicados le otorga 45, dos menos que en 2012. En cualquier caso, sería un claro triunfo de Díaz, que se decidió a adelantar los comicios. Fuentes socialistas indican que Díaz "se quedará en Andalucía", y que Pedro Sánchez se ha ido consolidando en los últimos meses al frente del PSOE, y que ha acertado con su operación de sustitución en Madrid de Tomás Gómez por Ángel Gabilondo.

Todo dependerá de si se sufre o no un descalabro en las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo, pero el diseño pasa por Susana Díaz como presidenta de Andalucía y Sánchez como candidato a las generales, con la vista puesta en los posibles pactos.

 

El posible descalabro del candidato del PP y la política de pactos de Rajoy

El PP se la ha jugado en Andalucía. La secretaría general del PP, María Dolores de Cospedal, jugó mal sus cartas. Quería al líder provincial del PP en Sevilla, José Luis Sanz, como hombre fuerte del partido en la comunidad. Pero el entorno presidencial en La Moncloa optó por Juan Manuel Moreno. Es un candidato joven, que, salvo sorpresa de última hora, se quedará muy lejos de los 50 diputados que consiguió Javier Arenas en 2012. Las encuestas le otorgan unos 29 escaños. Eso supone un descalabro.

Y ante ello, Mariano Rajoy está dispuesto a imponer una receta que no gusta al PP andaluz: facilitar la investidura de Díaz, con una abstención, dejando claro que los dos grandes partidos –hasta ahora-- deberían apoyar siempre al que gane las elecciones. Eso implica reciprocidad. Y, según fuentes del PP, podría "facilitar", una entente con el PSOE en las elecciones generales. Nadie quiere oficializarlo, pero ha estado presente en toda la campaña electoral.


Las posibilidades reales de Podemos

Podemos tiene un problema en Andalucía. La candidata a la Junta, Teresa Rodríguez, es una de las eurodiputadas díscolas con Pablo Iglesias. Durante la campaña se han producido discrepancias entre los equipos de Rodríguez y de Iglesias, en Madrid. Susana Díaz adelanto los comicios para, entre otros objetivos, coger en falso a Podemos. Para el PSOE sería una inyección de moral, si Díaz logra una amplia victoria, con Podemos a una distancia considerable. Las encuestas dejan a Podemos con un 14%, y unos 15 escaños. Es un resultado enorme, pero, en el conjunto de España, se verá como un cierto parón respecto a las expectativas generadas.


La irrupción de los 'catalanes' de Ciudadanos

Ciudadanos, el partido que lidera Albert Rivera, está de moda. El candidato a la Junta, Juan Marín, es alcalde de Sanlúcar de Barrameda, en colaboración con los socialistas. El PP los ha tachado de "catalanes" para erosionarlos, lo que en 2015 puede resultar contraproducente, porque, además, Rivera se ha caracterizado como un dirigente catalán especialmente combativo con el nacionalismo catalán. Ciudadanos se podría situar con 12 escaños, y el 11% del voto. Y esa decena de diputados podría resultar determinante para un posible acuerdo, sin entrar en el Gobierno, con el PSOE. Ciudadanos es consciente de que lo que haga tendrá una lectura española, pero quiere asumir su responsabilidad en Andalucía.

 

La presencia o no de UpyD en el parlamento andaluz

La formación que lidera Rosa Díaz se la juega. Su candidato Martín de la Herrán, no cree en las encuestas, y ha llegado a pronosticar unos cinco diputados. Pero ningún sondeo le da representación a UPyD. En los últimos meses el ascenso de Ciudadanos, formación con la que no pudo o supo llegar a un acuerdo, está minimizando sus expectativas. España camina hacia el final del bipartidismo, pero sin UPyD entre los cuatro principales partidos.


El papel de IU, como acompañante de Podemos

Muchos votantes de Izquierda Unida se están decantando por Podemos. Los sondeos han detectado ese trasvase. Y de socio de gobierno de Susana Díaz desde 2012, IU puede pasar a acompañante de Podemos. Las encuestas le han otorgado a la fuerza que lidera en Andalucía Antonio Maíllo, unos ocho escaños, cuatro menos que los alcanzados en 2012.

No serán suficientes para un posible acuerdo con el PSOE. En Andalucía, Izquierda Unida está mucho más asentada que en otras comunidades autónomas. Aguanta el tirón de Podemos, que no tiene estructura en la comunidad. Pero presagia que puede quedar minimizada en España en las elecciones generales, a pesar de los esfuerzos del nuevo líder de la formación, Alberto Garzón.

Los andaluces votan el domingo. Pero todos los españoles tomarán nota de lo que ocurra.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad