Los hermanos Pujol señalan a Jordi Pujol Jr. como el cerebro de la regularización de fondos

stop

EVASIÓN FISCAL

Carlos Quílez/ Gabriel Trindade

El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y su esposa Marta Ferrusola a las puertas de los juzgados de Barcelona
El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y su esposa Marta Ferrusola a las puertas de los juzgados de Barcelona

en Barcelona, 27 de enero de 2015 (21:11 CET)

Llegó el día. Jordi Pujol, presidente de la Generalitat durante 23 años, ha declarado como imputado por presunto fraude fiscal. Y, como se esperaba, su discurso se ha salido poco del camino trazado en los últimos meses. Pujol, con una imagen mucho más desvalida que la que ofreció en su comparecencia en el Parlament, ha olvidado o preferido olvidar los detalles que podrían haber arrojado luz sobre el origen de su fortuna. No obstante, no todo ha sido papel mojado. Sus hijos, también imputados, también han hablado para señalar a su hermano Jordi Pujol Ferrusola.

Las declaraciones de Mireia, Marta y Pere se han producido justo a continuación de la de sus padres. La magistrada titular del juzgado 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, y el fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, han preguntado por los detalles de la regularización de casi cuatro millones de euros escondidos en Andorra. Fuentes judiciales han indicado que los tres hermanos han dado respuestas calcadas y, de todas, se desprendía que el cerebro de la operación fue el primogénito del ex president. La más vehemente en sus declaraciones, según la misma fuente, ha sido Mireia.

Pujol, en bilingüe

Pujol y su esposa Marta Ferrusola han llegado media hora antes de la hora fijada para su declaración. El ex president ha aguantado los gritos de varias personas que se habían acercado hasta la Ciudad de la Justicia, así como el acoso de los medios de comunicación. La vista ha empezado tarde ya que el ex president ha solicitado declarar en catalán, y la magistrada ha tenido que pedir un traductor para Luzón, fiscal Anticorrupción de Madrid. No obstante, Pujol ha respondido en castellano a las preguntas que se le hacían en ese idioma.

Si en el Parlament Pujol ofreció su imagen de político temible, ante la magistrada se ha mostrado tranquilo, pausado y respetuoso. Es más, aunque se ha negado a responder a las preguntas de la acusación popular, ejercida por el sindicato Manos Limpias, sí se ha dirigido a su letrado para estrecharle la mano.

Ferrusola, aturullada

La declaración de su esposa ha sido otra historia. Ferrusola, sólo entrar en la sala, ha asegurado que se acogía a su derecho de no declarar. Las citadas fuentes señalan que la esposa del ex president se encontraba muy nerviosa, en contraste con su marido.

Su silencio ha dejado sin resolver una de las preguntas que se han generado durante la mañana. Pujol ha asegurado que dispone de unos documentos manuscritos donde su difunto padre, Florenci, explica cómo amasó su fortuna y en qué condiciones la legó a sus descendientes. El ex president ha indicado que su mujer era quien sabía dónde estaba tal documentación.

Las misteriosas cartas

En esas cartas, según Pujol, Florenci confesaba a su nuera su preocupación por que las actividades políticas de su hijo Jordi arrastraran a la familia a la ruina económica, y apuntaba instrucciones sobre sus últimas voluntades. El ex presidente catalán, que ha recordado a la juez que su actividad política antifranquista le llevó a la cárcel, ha explicado que los fondos ocultos en Andorra se multiplicaron hasta los 500 millones de las antiguas pesetas, gracias a que fueron invertidos en productos financieros que les administraba un gestor bancario.

La juez ha preguntado a los Pujol el motivo por el que no han aportado el extracto de esos movimientos bancarios que avalarían su versión, pero los imputados han dicho que no se le había ocurrido hacerlo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad