Mas busca 'socialistas' para resistir un año

stop

DEBATE SOBERANISTA

Artur Mas, Josep Antoni Duran i Lleida, Pere Navarro y Oriol Junqueras | ED

09 de noviembre de 2013 (20:37 CET)

¿Cómo se puede ganar un año al calendario? ¿Cómo resistir una gran tensión, una bronca institucional y tratar de salir indemne, dejando claro ante el electorado que se intenta, que se busca encontrar una solución? El President Artur Mas, fiel a su propia formación, a su visión de lo que está sucediendo, y como intérprete de la sociedad catalana, quiere optar por una fórmula que nunca ha querido dejar totalmente de lado: un Govern de “concentración nacional”, o, como mínimo, integrador de lo que se exhibe ahora como la centralidad política.

Y para conseguirlo, y resistir durante todo el 2014, busca personalidades de la órbita socialista, que pese a la precaria situación del PSC, siguen representando un espacio vital si se quiere que el proceso soberanista pueda tener alguna posibilidad de éxito.

Mas afronta la situación política con la idea de ir superando etapas. Y ahora el objetivo es que el Parlament traslade al Congreso –el 20 de noviembre-- la petición sobre la consulta soberanista, con la propuesta de que el Gobierno traspase la competencia al Govern de la Generalitat para convocar referendos a través del artículo 150.2 de la Constitución.

Nuevo Govern en enero o febrero


De forma paralela, la cámara catalana tramita una ley de consultas propia, que podría estar aprobada en febrero. Esa ley debería permitir la consulta soberanista, siempre que el Gobierno central decidiera “tolerarla”, una vez imposibilitado el referéndum.

Pero el momento central será, previsiblemente, según fuentes del Govern, el pleno del 19 de diciembre. En juego están los presupuestos de 2014, que se aprobarán en ese pleno, con los votos de CiU y ERC, y la fecha y la pregunta de la consulta soberanista.

El paso siguiente, siempre según fuentes de CiU y del Govern, es integrar a Esquerra Republicana en el Govern, a partir de enero o febrero, y buscar también a miembros de la órbita socialista, personalidades que provengan de ese espacio político. Fuentes cercanas al President Mas entienden que se trataría de encontrar a profesionales con perfiles similares a lo que representa el notario Juan José López Burniol. No se trata de incorporar a personas que hayan mostrado sus discrepancias con la actual dirección del PSC, que lidera Pere Navarro, como la ex consellera Montserrat Tura, sino de atraer a una o dos personalidades identificadas con posiciones socialistas.

Departamentos en juego

El encaje en el Govern podría ser difícil, porque el entorno de Artur Mas cuenta con la incorporación de dos consellers de Esquerra, que, en ningún caso, se trataría de Oriol Junqueras. Si se incorpora un conseller 'socialista' o dos, tanto Convergència como Unió deberán sacrificar algunas piezas.

En el horizonte de Esquerra, como ocurriera con el tripartito, está el departamento de Empresa i Ocupació, que dirige ahora el conseller Felip Puig. Aunque la idea de Esquerra es ligar su entrada en el Govern con un departamento 'político' que se encargue del proceso soberanista.

En el caso de Unió están en juego el departamento de Agricultura, bajo la responsabilidad de Josep Maria Pelegrí, pero no el de Governació, que dirige Joana Ortega, como vicepresidenta, ni el de Interior, con Ramon Espadaler de titular, sometido ahora a una gran presión por el caso del empresario del Raval, fallecido tras ser reducido por los Mossos d'Esquadra, pero que deberá, forzosamente, superar él mismo.

Pero todo eso es superable, si avanza el proceso. Antes de Navidades, en el pleno del 19 de diciembre, CiU y Esquerra quieren tener fijada la pregunta y la fecha de la consulta. Y ampliar el apoyo a ICV, y, sí puede ser –como pide Josep Antoni Duran Lleida—el PSC.

La pregunta, como la de Eslovenia

La pregunta es lo más polémico. No la fecha, aunque la vicepresidenta, Joana Ortega, asegurara esta semana que por motivos “técnicos”, la consulta no se podría convocar antes de octubre. Será en septiembre, y antes del día 18, que es cuando se convoca el referéndum en Escocia.

La idea ahora que se negocia es una pregunta similar a la que se formuló en Eslovenia, en 1990: “¿La República de Eslovenia debería ser un estado independiente y soberano?”. El Consejo Asesor para la Transición Nacional ha recogido algunas de las preguntas que se sometieron a consulta en los países del este europeos. La que recomiendan es la que se preguntará a los escoceses: “¿Escocia debería ser un país independiente?”.

Por ahora, Eslovenia va en cabeza.

Llegar a 2015

Pero el verdadero objetivo del President Mas es aguantar, con los presupuestos ya aprobados, estas navidades, afrontar 2014, en el que se vivirá una gran tensión política, con un gobierno de amplio espectro. Y, si no se celebra la consulta, prorrogar esos presupuestos y tratar de aguantar hasta mediados de 2015.

Avanzar, poco a poco, superando etapas. Es lo que persigue ya Artur Mas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad