Mas premia al 'vendedor' de patrimonio de la Generalitat con la presidencia de Fira 2000

stop

Salvador Estapé ha sido el encargado de reunirse con fondos de inversión y grandes grupos inmobiliarios como portavoz del gobierno catalán

El presidente de Fira 2000, Salvador Estapé | ED

26 de mayo de 2014 (20:28 CET)

La Generalitat de Catalunya propondrá este miércoles que el director general de Patrimonio, Salvador Estapé, tome las riendas de la mercantil Fira 2000. Ha sido el propio presidente, Artur Mas, quien ha impulsado la iniciativa como un premio al alto cargo de la administración catalana, aseguran fuentes conocedoras del proceso. Estapé es uno de los principales responsables de que las arcas del gobierno catalán obtengan beneficios extraordinarios con la privatización de varios activos.

Estapé es el portavoz de la Generalitat en los encuentros con fondos de inversión y grandes grupos inmobiliarios, añaden los mismos interlocutores. Su gestión ha permitido, entre otros, vender al grupo AXA la sede de Ensenyament en Barcelona junto a un lote con otros 12 edificios por 172 millones el pasado verano. También es quien lleva la voz cantante en el encargo de colocar 13 inmuebles ubicados en el centro de Barcelona en una subasta con inversores internacionales el próximo 11 de julio, cuyo precio de salida es de 215 millones de euros.

Desinversión crucial

El Ejecutivo catalán necesita ingresar 2.300 millones a lo largo del ejercicio en curso para evitar nuevos recortes en el gasto ordinario. La venta de patrimonio es uno de los ejes de esta política, con la que se pretende desviar lo mínimo posible de la rebaja del déficit al 1% del PIB que fija el Gobierno central. Mas da por sentado que no se llegará a esa cifra y que no puede limitar más del gasto corriente sin “tocar hueso”. El trabajo de Estapé es importante y, según otras fuentes empresariales, deja satisfecho al Govern.

El director de Patrimonio compaginará su cargo con la regencia de Fira 2000. La principal silla de esta sociedad no quedará vacía hasta abril, cuando la abandone el aún presidente de Fira Barcelona, Josep Lluís Bonet. El trabajo en la empresa pública es bastante menos exigente que las responsabilidades en el departamento que depende de la consejería de Economia i Coneixement. Básicamente, se trata de controlar que todos los participantes cumplan con las obligaciones económicas que se incluyen en el plan financiero, que se revisa cada cuatro años.

Sociedad patrimonial

Fira 2000 es una patrimonial que se creó para pagar parte de las obras de construcción del recinto de exposiciones del municipio de Hospitalet del Llobregat (BCN), que acoge ferias de primer nivel como el congreso del móvil. Está participada por la Generalitat, la Diputación, el Área Metropolitana, el Ayuntamiento de Barcelona, el consistorio de Hospitalet y la Cambra de Comerç de Barcelona. Fira paga un canon para usar las instalaciones.

El plan financiero está vigente hasta 2023. La obra alcanzó los 840 millones de euros. A las instituciones catalanas les quedan nueve años para sufragar los 277 millones que comprometieron en el proyecto. La Unión Europea aportó 84 millones mediante el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y el grueso de la operación, 479 millones, se pagó mediante endeudamiento bancario. El préstamo tiene la misma vigencia que Fira 2000.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad