Mas quiere que los Mossos participen como sea en el caso de las escuchas

stop

CONFLICTO INSTITUCIONAL

Artur Mas, este martes en el Palau de la Generalitat./EFE/Marta Pérez

19 de febrero de 2013 (17:11 CET)

La Generalitat tiene una percepción cada día más negativa. Nada depende del Govern, ni la financiación, porque cada final de mes se está pendiente de las entregas de partidas del Gobierno central, a través del Fondo de Liquidez Autonómico, ni de la propia seguridad. Los Mossos han sido apartados, desde el inicio, de la investigación sobre las escuchas de espionaje político realizadas por Método 3. El Ministerio de Interior ha dejado en manos de la Policía la investigación, y la Generalitat lo ve como una clara muestra de “deslealtad”.

Para evitarlo, la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, tenía previsto denunciar este martes ante los Mossos d'Esquadra la trama del supuesto espionaje a políticos, después de que se conociera que ella podía ser una de las víctimas. Con esa denuncia, los Mossos d'Esquadra podrán investigar el caso. El conseller de Empresa i Ocupació, Felip Puig, estudia la misma posibilidad. Según algunas informaciones periodísticas, Puig fue investigado por Método 3 tras un encargo de Convergència Democràtica, lo que enrarece todavía más el caso.

No es un "menosprecio"

El conseller de Presidencia, Francesc Homs, ha asegurado que los Mossos son “la policía de referencia y con más efectivos desplegados en Catalunya”. Por tanto, “si hay ganas de ir hasta el final, hasta el fondo del asunto, se debe contar con los Mossos, y debe haber cooperación y colaboración, si que un cuerpo se imponga sobre el otro”, ha asegurado Homs. “Quiero pensar que no ha habido menosprecio a los Mossos”, añadió el conseller.

El President Artur Mas ha dado órdenes para que todo vaya en esa dirección. Y el conseller de Interior, Ramon Espadaler, se ha puesto en contacto con el ministro Jorge Fernández Díaz, para esclarecer el papel de cada uno de los cuerpos de seguridad.

La denuncia de Sánchez-Camacho

Por ahora, es la Policía Nacional la que investiga la presunta trama, con la detención de cuatro implicados. En todas esas detenciones, que incluyen al director de Método 3, Francisco Marco, los Mossos han quedado al margen. La Policía se hizo cargo tras una denuncia de la presidenta del PP, Alicia Sánchez-Camacho, que, supuestamente, fue víctima de espionaje durante un almuerzo en un restaurante barcelonés con la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola.

Pero, además, de buscar que los Mossos se hagan cargo de la investigación, o, como mínimo, puedan participar, el Govern ha creado este martes un comité de seguimiento del caso, ofreciendo los servicios jurídicos a disposición de los afectados.

Y, como quien no quiere la cosa, el Govern ha querido recordar que Método 3 realizó varios informes para el anterior gobierno del tripartido. Uno ya se conocía y hace referencia a un estudio sobre ayudas agrícolas en 2007, que habría encargado el Departamento de Agricultura, con un coste de 30.000 euros. Y los otros dos, según Homs, los habrían encargado Industria e Interior. En cuanto que se conozcan todos los detalles de esos informes, el Govern los ofrecerá, aseguró el conseller.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad