Mena da marcha atrás: pagará la RMI por transferencia bancaria en septiembre 

stop

POLÉMICA

Francesc Xavier Mena

24 de agosto de 2011 (21:03 CET)

El conseller de Empresa i Ocupació, Francesc Xavier Mena, ha dado marcha atrás y ha restituido la forma de pago original de la Renda Mínima de Inserción (RMI). En septiembre, los beneficiarios de esta ayuda la volverán a cobrar mediante transferencia bancaria y no a través de un cheque, tal como decidió el Govern de Artur Mas a principios de agosto. Así lo ha comunicado el político al Síndic de Greuges, Rafael Ribó, quien a aplaudido la decisión y ha recordado que a principios de mes pidió a Mena que replanteara esta cuestión.

De hecho, ha sido la primera polémica de gran magnitud que ha tenido que afrontar el Ejecutivo catalán. La gestión de esta iniciativa convergente ha recaído en manos de Mena y el responsable de la cartera de Benestar Social i Família, Josep Lluís Cleries. Ambos hablarán sobre el cambio de forma de pago de la RMI este viernes delante de todos los partidos de la oposición en Catalunya, que se han opuesto en bloque a que los prácticamente 34.000 beneficiarios del subsidio (que reciben de media unos 600 euros por unidad familiar) lo cobraran mediante un cheque. También ha sido criticado por los sindicatos y las patronales.

La polémica ha acompañado a Mena desde el principio en esta cuestión. La primera resbalada del conseller fue asegurar que existía mucho fraude en el cobro de la RMI, incluso ha llegado a contratar los servicios de una ETT para controlar a los beneficiarios. Esto le ha valido duras críticas tanto de los partidos de izquierdas, quienes le acusan de criminalizar a los más débiles, como de los profesionales de los Servicios Sociales, quienes ven como se les critica su gestión.

Además, aseguran que el cambio de forma de pago se hizo sin aviso previo y con mucha improvisación. Empezaron el agosto sin tener claro qué tenían que explicar a los beneficiarios de la RMI que se presentaron en los CAPpidiendo información. Los profesionales consultados por Economía Digital explican que se encontraron con un correo electrónico donde se les informaba del cambio en el subsidio y se les facilitaba “un teléfono de contacto que permanentemente estaba colapsado”. Otro de los extremos donde las críticas se han multiplicado.

Ahora, Ribó pide que se pague “con la máxima celeridad” el pirmi, tal y como se conoce popularmente el subsidio, a día 1 de septiembre. Y es que muchos beneficiarios del subsidio aún no han recibido el cheque de agosto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad