Los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias conversan antes de que Pedro Sánchez presentase este miércoles el plan de recuperación económica. / EFE/José María Cuadrado

Ministros del PSOE piden que Iglesias pierda poder en el Gobierno

stop

El ‘caso Dina’ extrema el malestar de ministros del PSOE con Iglesias. Defienden incluso algún tipo de remodelación en el Gobierno

Nuria Val

Los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias conversan antes de que Pedro Sánchez presentase este miércoles el plan de recuperación económica. / EFE/José María Cuadrado

Madrid, 13 de octubre de 2020 (06:55 CET)

El ‘caso Dina’ ha incrementado el malestar de varios ministros socialistas, que defienden incluso una remodelación del Gobierno para que Pablo Iglesias pierda poder de alguna forma, sea rebajando su cartera, sea reduciendo los ministerios en manos de Unidas Podemos.

Varias fuentes recuerdan que entre los ministros más críticos con Iglesias —ya no ahora, sino desde los primeros compases del gobierno de coalición— se encuentran Carmen Calvo (vicepresidenta primera), Nadia Calviño (vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos), María Jesús Montero (Hacienda) y Margarita Robles (Defensa). La conclusión de los críticos con Iglesias es que la situación propiciada por el caso Dina es insostenible y que el Ejecutivo corre el riesgo de salir perjudicado.

La decisión del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, de pedir la imputación de Pablo Iglesias, sumada a la imputación de Podemos como formación así como a la próxima declaración en sede judicial del director de comunicación del vicepresidente, Juanma del Olmo, causan verdera preocupación entre miembros del Gobierno, que temen que los problemas judiciales de Podemos se vuelvan en contra del PSOE.

Echarse a la espalda todos estos casos ya no tiene nada que ver con aguantar el “perfil propio” con el que algunos excusaban las discrepancias, por ejemplo, respecto a la Corona. Ya entonces, no obstante, algunos ministros salieron al paso de Podemos, cómo no, la titular de Defensa, Margarita Robles; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la vicepresidenta económica, Nadia Calviño; y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

Lo cierto es que algunos jueves llega la calma cuando Sánchez e Iglesias comen juntos en Moncloa, según fuentes conocedoras, y el vicepresidente pacta con el presidente las renuncias que toquen hacer esa semana.

Sin embargo, el ‘caso Dina’ ha ido ya muy lejos para compañeros que comparten silla con Iglesias en el Consejo de Ministros, que reclaman recuperar las conversaciones respecto a la idea de reducir los 22 ministerios del Gobierno de coalición. De este tema incluso se ha llegado a hablar en la Ejecutiva del PSOE, según cuentan a Economía Digital fuentes presenciales.

Podemos teme perder peso en el Gobierno

Pero Sánchez no se ha decidido a dar ese paso, lo cual no tranquiliza precisamente a Podemos, que temen que en algún momento u otro su cuota de poder se vea reducida y que su voz se diluya ante la pérdida de credibilidad. 

¿Cómo recortar el poder de Podemos? Sencillo empezar: carteras como Universidades y Ciencia siempre han estado unidas y fue Sánchez quien las dividió, con el correspondiente coste que acarrea a las arcas públicas.

La estrategia de Podemos se centra ahora en aguantar como pueda los embestidas judiciales y políticos  para que la legislatura no se agote antes de tiempo. El propio Iglesias convocó a la cúpula de Podemos a una reunión de urgencia, nada más publicarse la decisión de la Audiencia Nacional, para pedir su apoyo y acordar el mensaje de cara a los medios.

El cierre de filas entre los principales dirigentes morados sigue intacto, a pesar de la desaprobación de un sector de la militancia morada, que ya pide explicaciones a Iglesias en el principal foro del partido, Plaza Podemos.

“Es inconcebible, absolutamente imposible, no va a ocurrir. Ni como mera hipótesis concebimos que pueda haber una imputación”, insiste Iglesias, una y otra vez.

El alto tribunal decidirá ahora si el vicepresidente del Gobierno cometió los delito de denuncia falsa, revelación de secretos y daños informáticos al acceder al contenido de la tarjeta del móvil de su ex asesora y si la destruyó antes de devolvérsela. Un sector del Gobierno está inquieto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad