momento de la reunión de la Diputación Permanente celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados,
stop

El PSOE logra el respaldo de Podemos, ERC, Pdecat, PNV y Bildu para convalidar en el Congreso un paquete de decretos en plena precampaña electoral

Anna Pujol

momento de la reunión de la Diputación Permanente celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados,

03 de abril de 2019 (19:14 CET)

Pedro Sánchez ha exhibido este miércoles su afinidad con Podemos y con los partidos soberanistas al conseguir que la Diputación Permanente del Congresp convalide los seis decretos de los  "viernes sociales"Unidos Podemos, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Pdecat, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Bildu han cerrado con filas con el PSOE y los decretos han salido adelante. De esta manera, el llamado "gobierno Frankenstein" ha recobrado vida por unas horas.

El PSOE se apunta esta aprobación a pocas semanas de las elecciones generales del 28 de abril, lo que le ha valido las críticas de los partidos PP y Ciudadanos, que han acusado a Sánchez de actitud "electoralista". Ambas formaciones acusaron al Ejecutivo de no haber negociado los contenidos y presentarlos en medio de "un escenario electoral" para conseguir votos.

El Partido Popular votó en contra de los seis decretos leyes alegando que "no quería participar en la campaña electoral" de Sánchez. Por su parte, Ciudadanos votó a favor de "las medidas que protegen a los españoles del brexit", del nuevo permiso de paternidad y de la inversión del superávit de autonomías y ayuntamientos.

La formación de Albert Rivera rechazó, en cambio, la nueva normativa sobre el alquiler, una medida controvertida que dependía del favor del PNV. Finalmente, los vascos votaron a favor y convalidado este decreto ley también.

Otras medidas aprobadas son la recuperación del subsidio a los desempleados mayores de 52 años y los cambios en la contratación del sector de la estiba.

Pedro Sánchez vuelve a contar con los partidos anti-PP

Esta sesión de la Diputación Permanente en el Congreso cierra el curso legislativo de Pedro Sánchez y puede interpretarse en clave de pactos postelectorales. Los partidos secundaron la convalidación de sus decretos son también aquellos que le ayudaron a derribar el gobierno de Mariano Rajoy el año pasado. 

Las formaciones nacionalistas y de izquierdas acaban así al lado del PSOE, pese a los intentos del secretario de Organización, José Luis Ábalos, den aproximarse a Ciudadanos. El partido de Albert Rivera, sin embargo, insiste en que no pactará con Sánchez tras las elecciones por las alianzas que ha establecido con los partidos soberanistas de Cataluña y País Vasco, una relación que EH Bildu ha confirmado horas antes que se cerrara la sesión en la Diputación Permanente. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad