stop

PPy PSOE acatan la resolución judicial por la que se ordena el encarcelamiento de ocho consejeros de la Generalitat

Josep Maria Casas

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, encaja la decisión del fiscal Maza, aunque haya dado alas al soberanismo. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Barcelona, 03 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

PP y PSOE evitan echar más leña al fuego independentista. Después de que la juez Carmen Lamela ordenara este jueves el encarcelamiento de Oriol Junqueras y de otros siete exconsejeros de la Generalitat, desde las sedes centrales de los populares y de los socialistas se optó por la cautela. Ambas formaciones insistieron en la independencia judicial y en que acatan las decisiones de los jueces.

Mariano Rajoy aplaza explicar sus planes hasta el próximo miércoles, cuando comparecerá en el Congreso de los Diputados en una sesión de control al ejecutivo. Los grupos catalanes, vascos y Podemos censurarán la actitud del Gobierno por el encarcelamiento de dirigentes independentistas, pero el líder de Ciudadanos, Albert Riviera, le exigirá más presión.

Según informan desde el partido naranja, Rivera preguntará a Rajoy cómo piensa impedir que determinados organismos públicos “pagados por todos los ciudadanos” sigan actuando a favor de la secesión catalana. Ciudadanos es el único grupo que reclaman más contundencia en la aplicación del artículo 155.

Los socialistas optaron por adoptar un perfil bajo. Desde el partido de Pedro Sánchez se limitaron a comentar que “acatan” las decisiones judiciales. Algunos dirigentes socialistas fueron un poco más allá, como el presidente de la junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que a través de Twitter se preguntó “¿Pero de verdad alguien pensó que lo que se estaba haciendo era un juego?”.

Consejeros presos: el PSC se desmarca del PSOE al considerar excesiva esta medida judicial

En Ferraz evitaron poner en más aprietos de los necesarios a los socialistas catalanes. El PSC de Miquel Iceta “respeta y acata” la resolución de la magistrada Lamela de enviar ocho consejeros a la cárcel, aunque consideran “desproporcionada” esta medida. Incluso Núria Marín, número dos y teniente de alcalde de L’Hospitalet de Llobregat, afirmó que la exconsejera Meritxell Borràs “no debería estar en la prisión”. Borràs fue concejal de la oposición en este último ayuntamiento. El alcalde de Terrassa, el socialista Jordi Ballart, dimitió del cargo tal como había anunciado públicamente por la aplicación del artículo 155.

La estrategia de Iceta es clara: acatar la legalidad y cargar contra los desmanes de los independentistas, pero sin caer en los brazos del PP. Las elecciones catalanas del 21 de diciembre están a la vuelta de la esquina.

Iglesias y Colau entran en la batalla

Al contrario de los populares y socialistas, que evitaron alimentar la polémica, Ada Colau y Pablo Iglesias se metieron de lleno. En un pleno, la alcaldesa de Barcelona votó este jueves a favor de que se reconociera a los depuestos Carles Puigdemont y a sus exconsejeros como “el gobierno legítimo de Cataluña. Para este viernes se ha convocado otro pleno extraordinario para posicionarse sobre el encarcelamiento de nueve de sus consejeros.

Utilizando la misma expresión que los independentistas, Iglesias ha condenado la presión incondicional de Junqueras y compañía, a los que considera “presos políticos. “Me avergüenza que en mi país se encarcele a opositores”, declaró. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, dijo que encarcelarlos es “predemocrático, pirómano y propio de tiempos oscuros”. Sin embargo, recalcó que “la independencia fue ilegítima e ilusoria”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad