stop

Carles Puigdemont y Oriol Junqueras insisten en un ceremonia en el Teatro Nacional de Cataluña en que el 1 de octubre celebrarán un referéndum “como siempre”

Barcelona, 04 de julio de 2017 (21:19 CET)

Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Jordi Turull y Marta Rovira insistieron este martes en que la cita electoral del próximo 1 de octubre será “un referéndum como siempre”. Este ha sido el leitmotiv del acto que han convocado en el Teatro Nacional de Cataluña (TNC). Para reforzar esta idea de aparente normalidad electoral, los cuatro tenores reiteraron que sería un proceso con urnas y papeletas, que por cierto enviarán a los domicilios de los votantes. “Como siempre”, repitieron.

Por la mañana, Junts pel sí y la CUP, presentaron los detalles del referéndum en el auditorio del parlamento catalán y, por la tarde, los diputados de Junts pel sí y el gobierno de Puigdemont repitieron la ceremonia, con más solemnidad, en el TNC. En esta ocasión, los parlamentarios de la CUP asistieron como espectadores. El cantautor y diputado LLuís Llach, presentador del acto, agradeció su colaboración. “Sin la CUP el camino habría sido imposible”, declaró. Entre el público también se encontraba Artur Mas, al que la formación anticapitalista forzó a abandonar la presidencia de la Generalitat.

Puigdemont cerró el acto dando por hecho que el 1 de octubre votarán. Además, aseguró que el votó será un “contrato” para su gobierno. Como indicaron Turull y Rovira, si gana el sí, el parlamento catalán proclamará la independencia de Cataluña en una sesión ordinaria que convocarán en el plazo máximo de dos días. Si se impone el no, se convocarán elecciones autonómicas.

Un antes y un después

La ley del referéndum no fijará una participación mínima para ser vinculante. Aunque se impusiera el no, Puigdemont dijo que nada volvería a ser como antes. Todo el público que lleno la sala estaba vinculado a organizaciones independentistas.

El acto tenía como lema “Garantías para la democracia”. Rovira insistió en que el derecho internacional avala su posición, pero no se extendió en detalles. Turull aseguró que todas las personas –sean funcionarios públicos o no- y empresas que participen en las votaciones quedarán “amparadas” por la ley del referéndum. Insistió en que “nadie les podrá decir que infringen” la ley, pese a que aún no está aprobada y que será recurrida por el Tribunal Constitucional.

Poco antes del inicio del acto del TNC, el portavoz del grupo de Catalunya sí que es pot (CSQP) Joan Coscubiela criticó la ley del referéndum. La calificó de “huida hacia adelante que no cuenta con ningún amparo legal, ni en la legislación catalana ni en la internacional”. Subrayó que “infringe” el estatuto de autonomía catalán por rebajar las mayorías parlamentarias necesarias para aprobar un referéndum.

El gobierno de Puigdemont ha intentado atraer a las formaciones de izquierda lideradas por Ada Colau, pero no lo han conseguido. La alcaldesa defiende el referéndum, pero considera que lo que se está preparando para el 1 de octubre no será tal cosa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad