Santi Vila, el más contundente a la espera de que el Govern mueva ficha

stop

La Generalitat anunciará este martes qué medidas toma contra el ex president Jordi Pujol

El conseller de Territori, Santi Vila, y el president Artur Mas./EFE/Susanna Sáez

28 de julio de 2014 (20:23 CET)

“Reprobable” e “inadmisible”. Santi Vila no se ha mordido la lengua cuando le han preguntado por el 'caso Pujol. El consejero de Territori i Sostenibilitat ha sido uno de los dirigentes de CDC que más críticos se han mostrado con la confesión del ex president de la Generalitat, Jordi Pujol.

Vila le ha reprochado su actitud y sus prácticas ilegales durante décadas sobre todo porque Pujol ha sido un político con un discurso basado a menudo en "componentes éticos" y que tendía a hacer reflexiones "moralizantes". En declaraciones a los periodistas tras firmar un acuerdo sobre residuos en Barcelona, Vila ha señalado que el perfil tradicional de Pujol explica que los hechos desvelados afecten también al "alma colectiva del país".

Contra la idealización de políticos

El conseller, que también es miembro de la ejecutiva de CDC, ha pedido que se extraiga como primera lección de este hecho la necesidad de "no idealizar" a ningún tipo de liderazgo político y no "sobredimensionar" las capacidades de los políticos. En esta línea, considera más positivo copiar a los países nórdicos europeos que llevan a cabo una política "más discreta", en la que sus dirigentes "identifican los problemas y los intentan resolver".

La contundencia de Vila destaca sobre las tibias respuestas que otros dirigentes de CDC han ofrecido. Seguramente, muchos de ellos estaban esperando a las decisiones que tomará el Govern de la Generalitat con todo este asunto. Sobre la mesa está retirar el título de muy honorable al ex president, así como algunos de los privilegios –sueldo vitalicio, despacho, etc-- que aún goza.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad