Quim Torra en un acto público este viernes. Su gobierno pierde una de cada tres votaciones en el parlamento catalán. / EFE/ Adrià Ropero

Torra pierde una de cada tres votaciones en el parlamento catalán

stop

Ante la inoperancia del gobierno en el Parlament, el PSC presenta una moción para que Quim Torra se someta a una moción de confianza o convoque elecciones

Josep Maria Casas

Economía Digital

Quim Torra en un acto público este viernes. Su gobierno pierde una de cada tres votaciones en el parlamento catalán. / EFE/ Adrià Ropero

Barcelona, 24 de marzo de 2019 (04:55 CET)

Quim Torra no controla el Parlament de Cataluña. Pierde una de cada tres votaciones. Ni siquiera se ha atrevido a presentar unos presupuestos porque sabe que no tiene mayoría para aprobarlos. En los primeros nueve meses de la legislatura, el Parlament ha votado 321 mociones y propuestas de resolución, de las que perdió 106, es decir, un tercio.

Sin mayoría parlamentaria y ante la “inoperancia” del gobierno de la Generalitat, la oposición ha tomado la iniciativa para retratar la situación. El PSC, por ejemplo, ha presentado una moción para que Torra o bien se someta de manera inmediata a una cuestión de confianza o bien convoque elecciones anticipadas.

En los círculos de la oposición se da por hecho que, sin presupuestos, Torra se verá obligado a convocar elecciones para otoño.

Los dos socios del gobierno catalán, Junts per Catalunya (JpC) y ERC, incluso pierden votaciones vinculadas al ‘procés’. No lograron sacar adelante una resolución sobre el derecho a la autodeterminación e, incluso, vieron cómo se aprobó otra que exige a los partidos independentistas que abandonen la vía unilateral de una vez por todas. 

También perdieron una reprobación al rey Felipe VI por su discurso después del referéndum del 1-O aunque luego, a propuesta de Catalunya en Comú, se aprobó otra moción que pedía la abolición de la monarquía española.

La CUP les deja en la estacada

El gobierno de Torra perdió un paquete de votaciones sobre políticas sociales porque la CUP les retiró el apoyo. Por ejemplo, JpC y ERC fueron los únicos que votaron en contra de un plan para acabar con los barracones escolares en un plazo de cuatro años.

Aunque sea una anécdota, ni siquiera consiguieron salvar a la expresidenta del Parlament Núria de Gispert de una reprobación planteada por Ciudadanos por los comentarios “vejatorios” contra determinados diputados. Una de las aludidas era Inés Arrimadas.

El gobierno de Torra quedó en minoría en el Parlament desde que el Tribunal Supremo suspendió a cinco de sus diputados procesados por el 1-O que no optaron por la delegación de voto. En la actualidad, los dos socios de gobierno y el resto de grupos parlamentarios empatan a 65 diputados. Y en caso de empate en una votación, no tira adelante.

Además, la CUP suele dejarl a JpC y a ERC en minoría con el argumento de que las políticas de Torra no son independentistas sino "autonomistas".

Sin embargo, aunque perdió algunas votaciones sobre reivindicaciones independentistas, en este campo suelen desplegar el rodillo porque, salvo contadas excepciones, cuentan con el apoyo de la CUP.

Un ejemplo ocurrió el pasado jueves, cuando JpC y ERC superaron con el apoyo puntual de otros grupos 36 votaciones parciales a artículos y enmiendas de dos mociones de Ciudadanos sobre “el balance de un año de inacción política” o sobre las consecuencias del ‘procés’ en las empresas.

En uno de los puntos se pedía la condena del gobierno de Torra por aprovechar “su dominio sobre edificios públicos para emplearlos como escaparates de propaganda de opciones políticas separatistas, incluso durante el periodo electoral”. En esa ocasión se impusieron por 71 votos –al conseguir el apoyo de Comuns y Cup– contra 54 (CS, PSC y PP).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad