Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la reunión que mantuvieron en diciembre en Barcelona. EFE/Andreu Dalmau

Torra presiona a Sánchez con un referéndum en Cataluña

stop

Quim Torra y Pedro Sánchez protagonizan un desencuentro este fin de semana ante la posibilidad de que Cataluña celebre un referéndum de autodeterminación

Alessandro Solís

Economía Digital

Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la reunión que mantuvieron en diciembre en Barcelona. EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 07 de abril de 2019 (20:44 CET)

Pedro Sánchez dice "no es no" y Quim Torra responde "sí es sí". Parece un resumen acertado del cruce de declaraciones que han protagonizado en los últimos meses, especialmente desde que el no a los presupuestos del Gobierno lubricó la convocatoria de elecciones generales el 28 de abril, obligando al candidato del PSOE a endurecer su discurso contra el independentismo.

Es anecdótico que Sánchez recupere su famoso "no es no", utilizado para intentar evitar la formación de un Gobierno con Mariano Rajoy a la cabeza hace casi tres años. Esta vez lo rescata para dirigirse a otros y asegurar: "Si hay un gobierno socialista, no habrá referéndum y no se va a quebrar España". "No es no; no habrá un referéndum de autodeterminación en Cataluña", dijo.

El presidente del Gobierno se ratificó en contra de la independencia este domingo en un acto del PSOE en Zaragoza, mientras que el presidente catalán Quim Torra, para no perder la costumbre, replicó en Twitter con un "sí es sí". Y agregó: "Sí al derecho a la autodeterminación. Sí al referéndum de autodeterminación. Sí a la república catalana".

Sánchez intenta desvincularse de las cesiones a Torra y el independentismo

A tres semanas de las elecciones del 28-A, Sánchez hace un esfuerzo monumental para contrarrestar el discurso de PP, Ciudadanos y Vox, que le vinculan con múltiples cesiones al independentismo durante su Gobierno de menos de un año, que solo fue posible gracias al apoyo de los partidos nacionalistas catalanes que secundaron la moción de censura a Rajoy.

Por ejemplo, este domingo el líder y candidato del PP, Pablo Casado, calificó el Gobierno de Sánchez de "indignidad histórica" y acusó al PSOE de no negar "el indulto" o "la consulta de autodeterminación" al independentismo. Desde el Ejecutivo también saltó la portavoz Isabel Celaá, para decir que no van a aceptar "ninguna independencia ni ninguna autodeterminación".

Tanto para el PSOE como para PP, Cs y Podemos, endurecer sus discursos durante las próximas semanas será urgente, a la luz de que una buena porción de sus votantes o afines todavía no dan por seguros sus votos, generando un trabajo adicional a los partidos para intentar convencerles de optar por ellos en las papeletas.

En Zaragoza, Sánchez manifestó que "los catalanes no quieren irse de España" y señaló que "el problema de Cataluña no es la independencia sino la convivencia". También se comprometió a "defender con uñas y dientes el Estado de las autonomías" ante la derecha, que quiere "centralizar muchas competencias y cuestionar el autogobierno de las comunidades".

Para el candidato socialista hay dos opciones: "continuar confrontando, como quiere la derecha, o apelar al diálogo, dentro de la Constitución, que es lo que defiende el PSOE". Insistió además en que, "si hay un gobierno socialista, no habrá referéndum y no se va a quebrar España", como parte de esa necesidad palpable de hacer frente a PP, Cs y Vox.

Torra, por su parte, siguió con su defensa de la autodeterminación en Twitter. Dijo que siempre estará "al lado de la mayoría del pueblo de Cataluña", ya que los únicos que quieren romper la independencia "son aquellos que no quieren escuchar la voz de los catalanes".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad