El presidente del Parlament, Roger Torrent, tras su declaración institucional donde denunció espionaje a su teléfono móvil / EFE

Torrent lleva la querella contra el CNI al juzgado de guardia

stop

Torrent y Maragall se querellan contra el exdirector del CNI por el espionaje de sus teléfonos aunque en su partido algunos dudan de sus propios socios

Economía Digital

El presidente del Parlament, Roger Torrent, tras su declaración institucional donde denunció espionaje a su teléfono móvil / EFE

Barcelona, 30 de julio de 2020 (10:53 CET)

El presidente del parlamento catalán, Roger Torrent, y el concejal barcelonés Ernest Maragall, ambos de ERC, han presentado la anunciada querella contra el exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán por el espionaje a sus teléfonos móviles. La querella se ha presentado en el juzgado de guardia de Barcelona. No obstante, muchos en su partido no descartan que detrás del escándalo pueda estar la mano de sus socios exconvergentes.

La querella se dirige también contra la empresa israelí NSO Group, que comercializa el malware espía Pegasus con el que se espiaron los móviles de Torrent y Maragall. Supuestamente, este programa espía solo se vende a gobiernos y servicios de inteligencia.

Torrent y Maragall son dos de los cerca de 1.400 afectados por el supuesto espionaje informático realizado mediante Pegasus, según descubrió Citizen Lab, el grupo de ciberseguridad de la Munk School, de la Universidad de Toronto (Canadá). El hackeo se realizó sobre la aplicación de mensajería Whatsapp, compañía que también acreditó el ataque que sufrió en abril y mayo del año pasado.

Los dos políticos republicanos anunciaron la querella cuando los diarios El País y The Guardian avanzaron los resultados del informe de Citizen Lab. Este informe se incluye en la querella, así como otro elaborado por la compañía Whatsapp.

En la querella presentada en los juzgados de Barcelona que se ha dado a conocer este jueves, los dos dirigentes de ERC piden que se tome declaración a Roldán, director del CNI cuando se produjo el supuesto espionaje, y a los responsables de NSO Group, para tratar de clarificar los hechos y posibles delitos.

Los querellantes sostienen en su escrito que los hechos "son claramente actos de espionaje (consumados o intentados) de interceptación de comunicaciones, intrusión ilegal en dispositivos informáticos y adquisición y producción de precursores de espionaje", según informa Efe.

Ofensiva legal e institucional

Torrent y Maragall han lanzado una ofensiva legal e institucional sobre el espionaje que sufrieron. Este lunes, enviaron cartas denunciado los hechos al relator de las Naciones Unidas sobre Libertad de Expresión, David Kaye; a la comisaria para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovi, y la secretaria general adjunta de Amnistía Internacional, Julie Verhaar.

El martes, la mesa del parlamento acordó presentar otra querella por el espionaje del teléfono de su presidente, La decisión se tomó con el voto a favor de todos los grupos, con la excepción de Ciudadanos, que se abstuvo.

Finalmente, este jueves se confirmó que los dos dirigentes de ERC han presentado esta segunda querella, esta vez a título individual, en el juzgado de guardia de Barcelona.

Pese a esta ofensiva, en sectores próximos a la cúpula de ERC sigue sin descartarse la mano de sus socios de gobierno de la Generalitat. En el pasado, los exconvergentes abusaron del espionaje a rivales políticos.

Llama la atención que los políticos catalanes espiados solo sean de ERC. Además, fueron espiados poco antes de las elecciones municipales del año pasado. Esto explicaría el interés por Maragall, actual líder de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad