Trias y Soria negocian a espaldas del Superregulador el uso del edificio de la CMT

stop

La CNMC recuerda que el inmueble de la capital catalana es de su propiedad y asegura que no tiene constancia de que se hayan iniciado conversaciones con este fin

El antiguo edificio de la CMT en BCN | ED

07 de abril de 2014 (00:10 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Industria negocian instalar a emprendedores en la antigua sede de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT). El edificio está situado en el barrio de la innovación de la capital catalana, el 22@. El problema es que el departamento encabezado por José Manuel Soria (PP) no es su propietario. Se pagó con fondos del regulador tecnológico y, tras la fusión de instituciones, está en manos de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC).

El Superregulador no tiene constancia de que se hayan iniciado conversaciones con este fin, tal y como han asegurado sus portavoces a Economía Digital. Constatan, asimismo, que es el propietario legal del inmueble. Fue el alcalde de la capital catalana, Xavier Trias (CiU), quien anunció que había empezado a negociar con Industria su uso en una conferencia celebrada la semana pasada. Incluso señaló que el Ministerio mostraba una “gran receptividad y voluntad de entendimiento”.

Conversaciones informales y privadas

Fuentes del consistorio catalán han puntualizado que las conversaciones que han mantenido con este fin han sido “informales”. Por parte del Ministerio de Industria, tachan de “privado” el contenido de las mismas.

Trias quiere aprovechar la proximidad del inmueble con el centro Disseny Hub para relacionar ambas actividades. Así, las plantas vacías de la antigua sede de la CMT se llenarían con emprendedores del sector del diseño e incluso podrían transformarse en una incubadora de negocios. Los usos exactos del recinto, por ahora, no se han concretado. Soria y el alcalde de Barcelona deben solventar antes el problema de la propiedad del inmueble.

Arrendar

Fuentes de la CNMC aseguran que las 122 personas que aún trabajan en el edificio se quedarán allí. “No existe ningún calendario para abandonarlo”, declaran. Tampoco se han iniciado conversaciones para arrendar el espacio disponible, una vía para que el consistorio catalán sacara adelante sus planes.

El inmueble consta de 11 plantas, además de tener tres pisos de sótanos. El Superregulador se comprometió el pasado marzo en dejar en la capital catalana el trabajo de la dirección de Instrucción de Telecomunicaciones y Servicios Audiovisuales. Un departamento pequeño si se compara con la infraestructura que tenía en su momento la CMT, ya integrada en la nueva CNMC, con sede en Madrid.

Tras la reorganización de competencias, a la dirección le sobra mucho espacio en Barcelona. Sólo alquila a un tercero un local situado en los bajos. Acoge una guardería.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad