Saül Gordillo, director de Catalunya Ràdio; Vicent Sanchis, director de TV3; y Núria Llorach, de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

TV3, Cataluña Ràdio y ACN: los agujeros negros del 155

stop

El PP lamenta ahora no haber intervenido TV3 por considerarla el principal instrumento de agitación independentista

Josep Maria Casas

Economía Digital

Saül Gordillo, director de Catalunya Ràdio; Vicent Sanchis, director de TV3; y Núria Llorach, de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

Barcelona, 09 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

El PP está lamentando no haber aplicado el artículo 155 para tomar el control de los medios públicos de la Generalitat. Su intención inicial era quitar a Vicent Sanchis, director de TV3, y a Saül Gordillo, su homólogo en Catalunya Ràdio, pero esta medida no contó con el apoyo de los socialistas.

Si hubieran aplicado el artículo 155, Mònica Terribas no habría entrevistado el martes pasado a Carles Puigdemont y a los cuatro exconsejeros refugiados en Bruselas. Los trató como miembros del gobierno de la Generalitat. Tampoco el programa infantil Super3 habría explicado un día antes que son los “presos políticos”. TV3 y Catalunya Ràdio son los “agujeros negros” del 155. El senador y líder de los populares catalanes, Xavier García Albiol, lamenta ahora que no se atrevieran a intervenirlos.

En octubre pasado, el diario francés Le Monde ya arremetía contra Puigdemont y TV3, a la que acusaba de insistir con “una propaganda independentista simplista y machacona”.

El CAC se pone de perfil

El Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), el órgano supervisor de los medios públicos catalanes, suele registrar un empate a tres cada vez que se discute sobre la orientación y los contenidos informativos de TV3 y Catalunya Ràdio. En estos empates se impone el voto de calidad de su presidente, Roger Loppacher, designado por el actual Pdecat.

Carme Figueras y Daniel Sirera, consejeros del CAC nombrados a propuesta del PSC y del PP, respectivamente, señalan que siempre chocan con Loppacher cuando discuten sobre la falta de neutralidad de los medios públicos de la Generalitat.

Figueras y Sirera, en compañía de Eva Parera (Unió), solicitaron en septiembre pasado que se analizara el tratamiento informativo de las sesiones del parlamento catalán de los días 6 y 7, así como la tramitación de las leyes de desconexión y la retransmisión de la Diada. Ahora estudian solicitar que también se analice el tratamiento informativo de los hechos acaecidos desde el referéndum del 1 de octubre. Ninguna de estas cuestiones se ha tratado todavía en las reuniones del CAC.

TV3, Catalunya Ràdio y ACN: siguen su vida al margen del 155

A preguntas de este diario, Figueras y Sirera declinan expresar su opinión personal porque, de hacerlo, se expondrían a una posible recusación. Después de que Terribas pidiera a los oyentes de Catalunya Ràdio que informasen de la presencia de vehículos de la Guardia Civil, las consejeras Figueras y Parera exigieron una actuación “contundente” del CAC. Precisamente, por este comentario público, anunciaron que se inhibirían cuando se votase esta cuestión. Sin embargo, los consejeros designados a propuesta de los grupos parlamentarios de la oposición hablan, y mucho, a través de sus votos particulares.

Loppacher hace de escudo

Terribas suele ser la protagonista de estos votos particulares. Nunca han prosperado por el voto de calidad de Loppacher. Los tres consejeros –Figueras, Sirera y Parera- solicitaron que se analizaran los editoriales que pronunció en su programa matinal de Catalunya Ràdio durante la campaña del 27-S. También reclamaron otro análisis sobre como condujo el debate electoral del 20 de septiembre de 2015. Entendían que había incluido juicios de valor y posicionamientos políticos personales.

Otros protagonistas de las sesiones de control del CAC han sido Empar Moliner, Sílvia Cóppulo y Xavier Graset. La primera levantó polémica por simular la quema de un ejemplar de la Constitución en TV3 y, también, por el contenido de uno de sus programas en Catalunya Ràdio por afirmar que habían detenido a la alcaldesa de Berga por colocar la estelada en el ayuntamiento. Señalan que fue detenida por no presentarse a una citación judicial. Subrayan que a Moliner no se la puede considerar tertuliana porque es la copresentadora del programa.

El CAC nunca ha censurado la orientación política de los medios públicos durante el gobierno de Puigdemont, según resaltan sus miembros críticos. En una única ocasión apreció un “exceso de carga valorativa”. Fue cuando en un programa conducido por Silvia Coppulo en Catalunya Ràdio, en febrero pasado, se refirió a la pervivencia de la dictadura al referirse a la condena de Artur Mas por el caso del 9-N.

Jordi Vilajona sigue al frente de la ACN

Otro de los medios públicos de la Generalitat es la Agència Catalana de Noticies (ACN), que nutre de contenidos a multitud de medios catalanes. Su presidente sigue siendo Jordi Vilajoana. Este martes, el Diario Oficial de la Generalitat publicó su cese, “a petición propia”, como asesor en medios de comunicación de la Generalitat. Sin embargo, este cargo era uno de los suprimidos por la aplicación del artículo 155. En cambio, como no se ha aplicado a los medios públicos, continua al frente de la ACN.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad