Río Fluvià al paso por el Ventalló. Verdades incómodas sobre la sequía en España ED

Verdades incómodas sobre la sequía en España

stop

La plataforma SOS Sequía evidencia la situación de emergencia en el país para concienciar de los problemas a atajar de manera inmediata

Barcelona, 02 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

La sequía en España puede desencadenar problemas inimaginables. Es una de las muchas reflexiones de SOS Sequía, el proyecto que han impulsado el divulgador ambiental, Jose Luis Gallego, y el catedrático de física de la Universidad de Barcelona (UB), Javier Martín-Vide. La plataforma recoge las cifras que reflejan la magnitud del problema, al mismo tiempo que señala las posibles correcciones y modelos de referencia en los que España puede inspirarse antes de que sea demasiado tarde.

La iniciativa ha tenido una gran acogida entre la ciudadanía. "La gente se ha apoderado de la plataforma, el volumen de información que recibimos a diario nos sobrepasa”, explica orgulloso Gallego a Economía Digital.

SOS Sequía trata de compartir conocimiento, experiencias personales, datos e imágenes y vídeos del entorno. Pero, principalmente, “el objetivo es crear conciencia sobre la grave sequía que afecta a nuestro país”. También divulgan distintas noticias al respecto y enlaces de interés a informaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) u otros organismos reconocidos.

Motivos para actuar

“Nuestro acceso seguro al agua está en juego”, espeta Gallego de manera meridiana. Y se arma de razones: los embalses del país se encuentran al 37% de su capacidad y están cada vez más cerca del mínimo recomendado (10%). No es casualidad que los modelos climáticos sitúen a España entre los países más secos del mundo en 2040. 

Estado de los embalses por CCAA. Fuente: SOS Sequía / Elaboración propia

Estado de los embalses por CCAA. Fuente: SOS Sequía / Elaboración propia

La situación se agrava en zonas como GaliciaCantabria respecto a otras como Murcia o las del levante porque la capacidad de resilencia de éstas comunidades es mucho menor. "A penas tienen embalses porque aparentemente no los necesitaban”, cuenta Gallego.  

Las cifras, un espejo que alarma

Las cifras dibujan cómo la sequía resquebraja España por los cuatro costados. "Estamos asistiendo a una sucesión continuada de récords que no pueden considerarse como fenómenos puntuales". Para Gallego está claro que el problema "llega para quedarse, la lluvia no va a ser suficiente. Lo que está cambiando es el clima, no el tiempo”.

El primer signo de alarma es la caída de las precipitaciones. “Hasta abril del 2018 serán inferiores a la media durante todos los meses", señala Gallego. El otro dato lo da el año hidrológico --marcado del 1 octubre de 2016 al el 30 septiembre del siguiente-- en el que "las lluvias fueron un 14% inferiores a la media”.

Pero los problemas no terminan aquí. Las altas temperaturas son la segunda causa que motiva la sequía extrema. “Este año será el más cálido de los últimos cien años, pero es que de los diez últimos más cálidos del siglo, nueve son los anteriores a éste”, informa el experto.

¿El resultado? “Más insolación y más evaporación del agua” que afectan a la flora. Plantas, árboles y arbustos transpiran mucho más rápido, lo que se traduce en suelos resecos y vegetación agostada.

Restricción y estrés hídrico

Las consecuencias son un hecho. Las restricciones de agua han empezado en todo el territorio, especialmente en municipios de Madrid (Cerderilla), Zamora (Andavías) y Sevilla (Aguadulce), mientras que en otros, como los de la provincia de Valencia, están al borde de sufrirlas.

Embalse de Ricobayo. Fuente: SOS Sequía

Embalse de Ricobayo. Fuente: SOS Sequía

Para el próximo año la situación tampoco mejora: el Gobierno no descarta limitar el uso de agua si persiste la sequía. Algo que, explica Gallego, la administración no tardará en corregir en las grandes ciudades. “Las restricciones hídricas son lo que más preocupan a los políticos por el impacto directo que tiene en los ciudadanos”, explica.

El cofundador de SOS Sequía pone de ejemplo la situación que atraviesa  Vigo, donde “se están suministrando tanques de agua para proveer a la población". Recientemente, la administración ha informado de que la situación es extrema: la ciudad solo tiene agua en sus embalses para 104 días. 

Referencias y correcciones

El uso eficiente del agua es un paso clave para atajar el conflicto. Sobre los avances en este aspecto, Gallego cuenta que “la gente de la Universidad de Berkeley ya ha venido a Extremadura a enseñar sus métodos”. No obstante, no lo ha hecho en otras regiones como La Rioja o Castilla La Mancha. “No hay un plan uniforme en todo el territorio”, critica al señalar las deficiencias.

No obstante, “se están haciendo cosas bien". Como ejemplos, las prácticas de riego en la zona del Guadiana o en Murcia, donde se practica una agricultura sostenible en la que se “riega en las horas más eficientes para la planta y se recorta en fertilizantes”.

El uso del regadío supone pérdidas del 40 y 50% del agua

Pero "queda mucho por mejorar”, insiste. Hay que corregir prácticas como las del cultivo de regadío. Este sistema supone un 70% del consumo de agua, con pérdidas del 40-50%. “No es un uso eficiente”, explica Gallego, que matiza al mismo tiempo que “no hay que cargar el peso sobre los agricultores, sino ayudarles. No son los culpables”. 

“Es necesario aprobar un paquete de medidas ambicioso y copiar fórmulas como las que se están practicando” en países como Israel o en los Estados Unidos, concretamente en el estado de California

Respuestas ante un cambio de paradigma

La solución pasa por entender la transformación que se ha producido tras la llegada del cambio climático. La situación no es la misma que la de años atrás, cuando “las sequías eran episodios meteorológicos”. Ahora, en cambio, “están asociadas directamente al aumento global de la temperatura”.

Por tanto, hay que trabajar con diferentes horizontes. "Los gobernantes son cortoplacistas, trabajan a cuatro años vista". Todo lo contrario que los climatólogos, que lo hacen "con proyecciones a 30 años”.

Jose Luis Gallego: "Hay que dejar de ser cortoplacista"

A pesar de todo, Gallego señala el potencial de España para poner en marcha políticas avanzadas, como el reciclaje del agua. “Es una herramienta muy eficaz que no está encima de la mesa, costaría poco ponerla en marcha y supondría un avance sustantivo". El proceso, explica, consiste en la reutilización de las aguas residuales para propósitos específicos que van desde los procesos industriales hasta el relleno de inodoros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad