El presidente de Vox, Santiago Abascal, en un mitin en Barcelona. EFE
stop

Vox se crece por las encuestas y supedita su apoyo al gobierno de PP y Cs en Andalucía a que se retiren del pacto medidas contra la violencia de género

Madrid, 03 de enero de 2019 (09:03 CET)

Parece que Vox sube como la espuma. Algunos de los últimos sondeos le conceden hasta 45 escaños en el Congreso y ahora que parece que tienen opciones en las elecciones generales y las municipales de mayo, no le piensan regalar el voto al Partido Popular y a Ciudadanos para que Gobiernen en Andalucía.

Así, el cambio que tanto pide la derecha en el sur, podría peligrar. El partido de Santiago Abascal aprovecha su tirón para condicionar su apoyo a PP y Cs a ciertas peticiones. La primera de ellas que se retiren algunas medidas contra la violencia machista, es decir, que el pacto no incluya el punto 84 del programa de gobierno.

En él se hace referencia al impulso de un "gran acuerdo contra la violencia de género en Andalucía" y a la puesta en marcha, "con dotación presupuestaria suficiente de todas y cada una de las medidas previstas en la ley 7/2018, de 30 de julio, por la que se modifica la ley 13/2007 de 26 de noviembre de medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género".

Tanto el partido de Pablo Casado como el de Albert Rivera rechazaron esas exigencias, pero lo hacen con distinta contundencia. Mientras que Ciudadanos ha rechazado cambiar "una sola coma" del programa, los populares sí que están abiertos a aportaciones "vengan de donde vengan".

Vox, por su parte, carga contra ambos a través de Francisco Serrano, portavoz de Vox en la Cámara andaluza, y los acusa de moverse en el "marco ideológico" de la izquierda, así como de adherirse a lo que se considera "políticamente correcto". 

Condiciones de Vox

Así, el partido de extrema derecha defiende que no apoyará un pacto en Andalucía si no se eliminan los apoyos presupuestarios para luchar contra la violencia machista. Además, Vox ya tenía varias peticiones para supeditar este apoyo, aunque parecía que no se sentía tan legitimado a exigirlas como ahora, que cuenta con más intención de voto en el país.

Entre las peticiones que formuló a principios de diciembre, tras reunir por primera vez a su Comité Ejecutivo Nacional para analizar las elecciones andaluzas, fijó una serie de prioridades para abordar en una futura negociación con PP y Cs para formar gobierno en Andalucía y desbancar a Susana Díaz.

Vox pedía el cierre de Canal Sur, la devolución de las competencias de Sanidad y Educación al Estado, defender la caza y la tauromaquia, suprimir el impuesto de sucesiones, derogar las leyes relacionados con la Memoria Histórica y, como ahora, derogar las leyes relacionadas con la ley de la violencia de Género, entre otras.

En ese momento se trataban de "puntos a negociar", mientras que ahora se han convertido en condiciones para ofrecer su apoyo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad