Ábalos tensa la cuerda con Podemos: «No somos aliados de los fondos inmobiliarios»

El ministro de Transporte se defiende de las críticas de Unidas Podemos por su propuesta de incentivos de la Ley de Vivienda, en plena precampaña madrileña

El ministro de Transportes y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, en un acto del PSOE | EFE/JCC/Archivo

La Ley de Vivienda se ha convertido en el foco principal de las discrepancias entre el Partido Socialista y Unidas Podemos en el seno del Gobierno. La entrada en escena de las elecciones madrileñas todavía ha enturbiado más las negociaciones que se han incorporado ya al argumentario de la precampaña de ambas formaciones. El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha respondido este domingo a las últimas críticas de sus socios: «No somos los aliados de los fondos inmobiliarios y del gran capital, como algunos intentan para ponernos del lado de los malos».

El secretario de Organización de los socialistas ha hecho visible una vez más la brecha que separa a las dos formaciones. Unidas Podemos ya ha rechazado la primera propuesta de Ábalos sobre la futura ley. El principal escollo se encuentra en el sistema para garantizar una bajada de los precios del alquiler. Mientras que los socialistas apuestan por establecer un sistema de incentivos para los propietarios, la formación morada apuesta por un mecanismo que regule directamente el coste máximo para los ciudadanos en las zonas más tensionadas, como en Barcelona.

El propio Pablo Iglesias ha recurrido en las últimas semanas a esta negociación para hacer campaña en las elecciones del 4 de mayo, asegurando que la propuesta socialista será beneficiosa para los grandes propietarios de vivienda del país. Mientras que la diputada Ione Belarra, que heredará su ministerio, ha calificado la propuesta directamente como «antisocial».

Ahora, Ábalos responde a los golpes. «Nunca hemos dejado de ser conscientes de que los esfuerzos de las personas con menos ingresos para tener una casa no han dejado de aumentar«, ha argumentado en un acto de campaña con Ángel Gabilondo.

Ábalos ha vuelto a incidir en que su proyecto de incentivos, avalado por la ministra de Hacienda María Jesús Montero, es el «más progresista de Europa» y que permitirá aumentar el número de personas que recurren a las viviendas de alquiler en España. «Pretendemos estimular la oferta, porque es el problema estructural. Queremos incentivar la oferta privada».

La iniciativa se ha integrado tanto en la precampaña que el candidato del Partido Socialista por la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha llegado a prometer en el mismo acto la construcción de 15.000 viviendas públicas si es elegido presidente en los próximos comicios. «La vivienda es un derecho. No es un lujo, es una necesidad vital. No es un simple activo financiero, sino un derecho fundamental del ser humano», ha expuesto.

La Ley de Vivienda se posterga más allá de lo previsto

Con los dos partidos sumidos ya en la precampaña, parece difícil ver un horizonte cercano en el que se llegué a un pacto definitivo para llevar la Ley de Vivienda al Congreso de los Diputados antes de la llamada a las urnas del 4 de mayo.

Los dos socios de la coalición ya sentaron en octubre las bases para la puesta en marcha de la nueva normativa en el marco de las negociaciones sobre los Presupuestos Generales del Estado. Entonces, se acordó que el texto debería pasar por el Consejo de Ministros en un periodo de tres meses. Pero, superado el mes de febrero, ya se habían incumplido los plazos.

La campaña electoral catalana del pasado 14 de febrero y el adelanto sorpresivo de los comicios autonómicos en la Comunidad de Madrid han complicado el escenario, a pesar de que se trata de una de las líneas programáticas. Unidas Podemos exige a sus socios que cumplan con los acuerdos de la coalición, mientras el Partido Socialista defiende el resultado de su propuesta.

A pesar de este clima de tensión constante, Ábalos ha dado un paso adelante para solucionar sus diferencias. «Habrá acuerdo en el Gobierno de coalición», ha sentenciado.