Cataluña supera los 500 ingresados en las UCI

Cataluña experimenta un repunte de la velocidad de propagación y del riesgo de rebrote de la Covid-19 mientras se llenan las hospitales de pacientes críticos

Profesionales del personal sanitario de las UCI del Hospital Universitario de Bellvitge para pacientes covid. EFE/ Enric Fontcuberta/Archiv

La pandemia continúa ganando terreno en Cataluña, que cada vez está más cerca de confirmar una cuarta oleada de contagios. La comunidad autónoma ha empeorado este domingo todos sus indicadores epidemiológicos mientras la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) continúa creciendo con un goteo continuo de pacientes. Por primera vez en varias semanas, se ha superado la barrera de los 500 enfermos críticos.

El último informe epidemiológico del Departamento de Salud ha notificado la presencia de 513 pacientes con un cuadro grave de Covid-19 en los hospitales catalanes. Son 15 más que en la jornada del sábado. Precisamente, la saturación de las UCI era uno de los fenómenos que más preocupaba a los epidemiólogos por la amenaza que representa entrar en una nueva fase de rebrotes antes de que se hayan podido descongestionar las áreas de críticos.

Los datos recuerdan al impacto de la tercera oleada de casos positivos. Cataluña superó la barrera de los 500 pacientes ingresados en UCI el 15 de enero en plena explosión de contagios en toda España que activó un duro mapa de restricciones tras las vacaciones. No fue hasta el 8 de marzo cuando se volvió a rebajar ese umbral. Un mes después de que comenzara la recuperación, la amenaza es idéntica.

En las últimas 24 horas, también han crecido los pacientes ingresados en planta. Los hospitales de Cataluña ya albergan a 1.711 enfermos de coronavirus. Son 82 más que en el balance ofrecido el día anterior. El último informe epidemiológico ha notificado 1.651 nuevos contagios y 20 fallecidos en la jornada del domingo.

El coronavirus se acelera en Cataluña

El riesgo que pronostica la comunidad científica es real. Mientras crece la ocupación de las UCI también se han incrementado los principales indicadores epidemiológicos que anticipan el futuro impacto de la pandemia. La velocidad de propagación del coronavirus (Rt) ha repuntado cuatro centésimas hasta los 0,91 puntos. Es decir, cada vez que un centenar de personas se infecta, contagia la enfermedad a otras 91. Cataluña está a tan solo nueve centésimas de ingresar de nuevo en una fase expansiva.

Personal sanitario realiza una prueba PCR. EFE

Los datos han roto una tendencia a la baja que se había alcanzado en la jornada anterior. El Departamento de Salud cuantificó el sábado una velocidad de 0,87, una centésima meno que el viernes. La tendencia epidemiológica ha cambiado con un nuevo repunte en este indicador.

También se ha mantenido en alza el índice que mide el riesgo de rebrote (EPG) en la región. El indicador ha ascendido 13 puntos más en las últimas 24 horas hasta los 226 puntos. Es uno de los principales síntomas de un empeoramiento de la pandemia a medio plazo.

El avance de la pandemia amenaza con desencadenar nuevas restricciones

La delicada situación epidemiológica amenaza con desencadenar nuevas restricciones en Cataluña, después de una Semana Santa en la que los ciudadanos de la comunidad autónoma han podido disfrutar de una ligera flexibilidad para poder realizar viajes internos en la región o acceder a los establecimientos de hostelería en las franjas horarias previstas.

La Generalitat ya acordó el miércoles devolver a la región al confinamiento comarcal, prohibiendo las entradas y salidas de estos núcleos territoriales, salvo por un motivo justificado. La medida que se había suspendido el pasado 15 de marzo tras una mejora de los datos epidemiológicos ya vuelve a estar en vigor.

El secretario catalán de Salud Pública, Josep Maria Argimon, advirtió entonces que los contagios y las hospitalizaciones van a “un ritmo que no podremos sostener”, por lo que son necesarias nuevas medidas de control. Tras superar la barrera de los 500 ingresos en la UCI, queda por ver si el Gobierno de Cataluña endurecerá todavía más el plan de choque.

La principal incógnita es qué pasará con los bares y restaurantes, que en los meses de enero y febrero ya estuvieron sometidos a un férreo control. Actualmente, se les permite abrir los negocios hasta las 17.00 horas, con límites de aforo. Solo pueden operar por la tarde los que ofrecen servicios a domicilio.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.