Las comunidades podrán levantar el toque de queda el 9 de noviembre

El Gobierno suprime los artículos sobre el confinamiento nocturno en el real decreto que presentará en el Congreso de los Diputados

Las comunidades autónomas podrán decidir libremente si continúan o no con el toque de queda a partir del próximo 9 de noviembre. El Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido dejar en sus manos esta medida restrictiva que impide por el momento salir a la vía pública entre las once de la noche y las seis de la mañana, con el objetivo de reducir el número de contagios de coronavirus.

El Consejo de Ministros ha suprimido los artículos relativos a esta restricción de la movilidad en el real decreto que ha remitido hoy al Congreso de los Diputados para solicitar la prórroga del estado de alarma durante un periodo de seis meses. Un trámite obligatorio transcurridos los primeros 15 días de la puesta en marcha de esta herramienta jurídica.

En apenas 48 horas, el Gobierno ha decidido dar un cambio de rumbo y no imponer por su cuenta el toque de queda. Un gesto más para dotar de competencias sanitarias a las autonomías, que ya tienen libertad para realizar confinamientos perimetrales tanto de los municipios como de todo el territorio en su conjunto, sin medio a que las tumbe la Justicia.

El Consejo de Ministros acordó hace dos días el toque de queda de forma obligatoria en toda España y permitió a los gobiernos autonómicos únicamente ajustar un poco los horarios del confinamiento nocturno. Los presidentes de las regiones solo podían entonces alargar o retrasar una hora la franja en la que los ciudadanos tenían que permanecer en sus hogares. Dentro de 13 días tendrán libertad absoluta. 

El Gobierno delega el toque de queda en la “autoridad competente”

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha explicado en rueda de prensa que esta decisión responde a la voluntad del Ejecutivo de dejar que el criterio resida en cada “autoridad competente delegada”. Es decir, los presidentes autonómicos.

De esta forma, el Ejecutivo ofrece un “amparo constitucional” a las regiones para que gestionen durante los próximos seis meses los confinamientos nocturnos. Un escenario que puede conducir a una situación asimétrica, en la que algunos españoles tengan que permanecer por la noche en sus hogares y otros no. Montero ha insistido en que es “imprescindible” que los ejecutivos regionales establezcan estas restricciones en función de los datos de la situación epidemiológica y teniendo en cuenta las recomendaciones de los expertos en salud pública.

Estas diferencias en la aplicación de restricciones ya han empezado a notarse en otros ámbitos. Hasta cinco comunidades autónomas han acordado el confinamiento perimetral de sus regiones para evitar el tráfico del virus. Navarra, La Rioja, Aragón, Asturias y País Vasco han prohibido las entradas y salidas de sus territorios.