Trump prepara a EE.UU. para vacunarse antes de las elecciones

La Administración Trump pide a todos los estados que estén preparados para el reparto de dosis antes de noviembre

Todavía no hay vacuna pero los Estados Unidos ya preparan su distribución por todo el país para octubre o, como tarde, para principios de noviembre. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los EE.UU. han pedido a todos los estados que estén preparados para el reparto de dosis en el caso de que una de las investigaciones tuviera éxito.

Estos centros gubernamentales mandaron la petición el pasado 27 de agosto, según ha informado este miércoles The New York Times, justo el mismo día en el que Donald Trump vaticinó que antes de que acabara 2020 la vacuna estaría lista.

Desde el inicio de la pandemia el presidente estadounidense supo que antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre tenía que estar desarrollada la cura al coronavirus para que su reelección no peligrara. Y, en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de no aprobar vacunas experimentales, los Estados Unidos, siguiendo los pasos de Rusia y China, afirmaron este miércoles que los ensayos clínicos de estudios como el de Moderna o Pfizer pueden terminar antes de lo previsto.

El documento al que ha tenido acceso el diario neoyorquino plantea diferentes escenarios “diseñados para respaldar la planificación jurisdiccional, federal y de socios, pero aún se consideran hipotéticos”. Entre otras cuestiones, el informe dicta que el personal sanitario o los trabajadores esenciales deben vacunarse primero.

EE.UU. pide no obstaculizar el reparto de la vacuna

El director de los CDC, Robert Redfield, explicó que se trataba simplemente de un proceso preparativo. “Nos estamos preparando seriamente para lo que anticipo que será la realidad. Habrá una o más vacunas disponibles para nosotros en noviembre o diciembre y tenemos que asegurarnos de que se distribuyen de manera justa y equitativa en todo el país “, indicó en una entrevista con Yahoo Finance.

Según reveló la CNN la semana pasada, Redfield pidió a los estados que aprobaran los permisos para la compañía de suministros médicos y farmacéuticos McKesson lo antes posible para que no haya contratiempos a la hora de distribuir la vacuna. Además, les exigió evitaran cualquier tipo de obstáculo para que el el reparto se pudiera efectuar antes del próximo 1 de noviembre.

“Habrá una o más vacunas disponibles para nosotros en noviembre y tenemos que asegurarnos de que se distrubuyan de manera justa”

Sin embargo, el director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis Collins, aseguró en declaraciones a la cadena estadounidense que no interpreta que el documento enviado por los CDC dé por hecho que se habrá aprobado una vacuna para entonces. De hecho, aseguró que la probabilidad de que esto ocurra “es bastante baja”.

“Incluso si es muy poco probable, si todo saliera bien y tuviéramos una respuesta para entonces y supiéramos que teníamos una vacuna que era segura y efectiva, ¿no querría que la gente estuviera lista para descubrir cómo hacer la distribución? Eso es todo lo que dicen los CDC”, explicó.

En este sentido, la Administración Trump se defendió alegando que únicamente desarrollan unos ejercicios de planificación y distribución ya existentes desde hace años para casos de pandemia.

“El panorama de la vacuna contra el coronavirus está evolucionando y es incierto, y estos escenarios pueden evolucionar a medida que haya más información disponible”, concluye el documento.