El desatasco de la aprobación de la Ley de Familias, en manos del PSOE

Desde Podemos son tajantes: el retraso "es injustificable" y se encuentran "trabajando para que llegue cuanto antes"

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, en Madrid. EFE/Víctor Casado.

La tensión en el Consejo de Ministros entre los dos socios en el Gobierno, el PSOE y Unidas Podemos, ejemplificada en una semana en la que se cayó de la agenda de manera unilateral e inesperada uno de los proyectos estrella del Ministerio de Derechos Sociales, en manos de la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, la Ley de Familias, pocas horas antes de su anunciada aprobación, poco a poco va disminuyendo. La convivencia entre ambas fuerzas, que saben que se necesitan y que en ningún momento se han planteado la ruptura, está facilitando el pragmatismo. Y ese mismo proyecto de ley es el ejemplo.

Fuentes conocedoras de las negociaciones entre ambos partidos insisten en que las reuniones son constantes y que las leyes que «son del Consejo de Ministros son de todo el Gobierno». Los socialistas justifican los retrasos a la técnica legislativa, mostrándose dispuestos a «negociar». Pero desde Podemos son tajantes: el retraso «es injustificable» y se encuentran «trabajando para que llegue cuanto antes». Depende, únicamente, de la voluntad del PSOE.

Al menos, según ha podido saber este periódico, ya se ha conseguido cerrar la letra pequeña de la ley de Familias, aseguran fuentes del Ministerio de Derechos Sociales, a pesar de que «ha pasado ya por todos los trámites formales previos al Consejo de Ministros, es un hito del plan de recuperación y forma parte del acuerdo de presupuestos para el año 2023». En el Ministerio de Derechos Sociales, aunque optimistas ahora, se muestran preocupados por los constantes retrasos a esta norma por parte del ala socialista, dado que el texto «está en los ministerios socialistas desde hace un año».

Las piedras sobre las que se tropieza

Sobre Familias, fuentes de Moncloa insisten en que «la ley de Familias no llegó a estar en el orden del día del Consejo». «Tenía observaciones», resumen las mismas voces, «pasó por el Consejillo [nombre coloquial de la Comisión General de secretarios de Estado y subsecretarios, el órgano previo que organiza el Consejo de Ministros y que se reúne los jueves]». Lo cierto es que la negociación hasta el último momento de la noche del martes con la ley de Trata -que no ha contado con la mayoría de aportaciones del Ministerio de Igualdad- propició la retirada del anteproyecto de Familias del orden del día, un movimiento del Ministerio de la Presidencia.

En otras leyes sí hay conversaciones, pero sin conseguir dar un paso adelante. Las piedras sobre las que se tropieza una y otra vez son, en el caso de la ley Trans, la situación de los menores; en el de la ley de Bienestar animal, la inclusión o no de los perros de caza; en Vivienda, la inclusión de un parque público de viviendas, el blindaje de los desahucios y el control de precios. De la reforma de la ley Mordaza, de momento, no hay cambio ninguno.