Todo el dinero que se ha llevado Ryanair de la Generalitat

Un consorcio controlado por la Generalitat aportará este 2019 más de 5 millones de euros al convenio de promoción turística con el que se retiene a Ryanair

Ryanair conservará su base operativa en el aeropuerto de Girona después de llegar a un acuerdo con la mayoría de los empleados. Y la Generalitat mantendrá las ayudas a la aerolínea irlandesa, que vehicula a través de un consorcio público-privado en forma de promoción turística. En realidad, las ayudas nunca han estado en peligro. El gobierno de Quim Torra las habría mantenido aunque Ryanair hubiese decidido cerrar la base.

El convenio de promoción turística con Ryanair debe renegociarse antes del próximo marzo. A preguntas de Economía Digital, desde el mencionado consorcio (Asociación para la Promoción y Desarrollo de las Comarcas Gerundenses) se indicó que toda la información sobre Ryanair se “canaliza” a través del secretario de Movilidad de la Generalitat, Isidre Gavín. Al cabo de cinco días sin contestar sobre el estado de las negociaciones con la aerolínea irlandesa, remitió a la comparecencia que realizó el consejero Damià Calvet en una comisión del parlamento catalán en septiembre pasado. Esta sigue siendo la “posición” de la Generalitat al respecto.

Después de que Ryanair anunciase en agosto el cierre de cinco bases en España, Calvet compareció en el parlamento para asegurar que “la voluntad del gobierno [de Torra] es continuar haciendo promoción turística”. Independientemente de la decisión que hubiese tomado la compañía de Michael O’Leary, la Generalitat no les habría cerrado completamente el grifo mientras sus aviones siguiesen volando desde Girona, aunque fueran muchos menos.

A través de la AGI, se destinaron 66 millones de euros al convenio de promoción turística entre 2003 –año en el que Ryanair abrió su sede en Girona– y 2018. Una media de 4,4 millones de euros anuales para acciones de marketing y publicidad.

De estos 66 millones de euros, 37,6 millones los aportó la Generalitat (a través de diversos organismos de las consejerías de Territorio y de Empresa), otros 12,2 millones los entregó la Diputación de Girona y los 14,5 millones restantes correspondieron al sector privado, principalmente hoteleros.

Más de 71 millones desde 2003

Calvet anunció que esperaban cerrar este 2019 con una “liquidación” de 5,4 millones de euros. Este es el importe del convenio para este año con el que se promociona la actividad de Ryanair en el aeropuerto de Girona. En total, se han aportado por esta vía más 71 millones de euros desde 2003.

La Generalitat justifica las aportaciones en el impacto económico que genera el aeropuerto en su territorio de influencia. En 2017, este impacto se evaluó en 506 millones de euros.

El gobierno catalán ha salido repetidamente en defensa de Ryanair en su pugna con AENA por las tasas que paga por utilizar el aeropuerto. Calvet llegó a culpar al gestor público, presidido por el socialista Maurici Lucena, de los problemas de la aerolínea irlandesa en Girona.

Ryanair paga la tasa correspondiente a un aeropuerto de la categoría 4. De hecho, es el aeropuerto de esta categoría que recibe menos pasajeros, con diferencia respecto al penúltimo, el de Santiago de Compostela: en 2018, el de Girona recibió poco más de dos millones (2.019.000) mientras que el gallego se situó en 2,7 millones.

Entre 2000 y 2008, AENA obtuvo cerca de 400 millones de euros en ingresos del aeropuerto de Girona, según los datos que esgrime el gobierno catalán.

La Generalitat reclama a AENA que incluya el aeropuerto de Girona en la categoría 5 junto a los de Almería, Asturias, Granada, Jerez, La Coruña, Santander, Reus, Vigo y Zaragoza. Con ello, Ryanair pagaría menos tasas.

Multas simbólicas

Pese al trato exquisito que brindan a la aerolínea, la Generalitat les ha impuesto diversas sanciones, aunque simbólicas. En marzo pasado, la impuso una multa de 40.986 euros por “infracciones muy graves” en materia de prevención de riesgos laborales.

La anterior multa publicada en el Diario Oficial de la Generalitat es de hace siete años. En 2012, se le impuso sanciones por un importe conjunto de 84.000 euros por diversas “infracciones graves”: prestar servicios a precios superiores a los anunciados, incluir cláusulas abusivas o por cobrar un recargo por el pago con tarjeta de crédito.

La Consejería de Trabajo de la Generalitat, encabezada por el republicano Chakir El Homrani, abrió esta semana una investigación a Ryanair por si ha vulnerado los derechos de la plantilla (pilotos y asistentes de vuelo) de su base en Girona.

Ryanair confirmó que mantenía la base gerundense después de llegar a un acuerdo con la mayoría de sus 160 empleados. Estos aceptaron pasar  de trabajadores fijos a fijos discontinuos –les supondrá permanece tres meses al año en el paro– y cambios en la categoría profesional.