El 45% de los sanitarios está en riesgo de sufrir un trastorno mental por la pandemia

Un estudio revela los casos de depresión, ansiedad o estrés postraumático que han sufrido los facultativos españoles

rofesionales sanitarios atienden a pacientes en el centro especializado en pacientes con clara sintomatologia covid del barrio de Gracia de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

rofesionales sanitarios atienden a pacientes en el centro especializado en pacientes con clara sintomatologia covid del barrio de Gracia de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

La pandemia del coronavirus ha dejado especialmente expuestos a los profesionales sanitarios que trabajan en primera línea para frenar la crisis sanitaria desde hace casi diez meses. Un estudio ha revelado que el 45% de los facultativos españoles presenta un riesgo alto de sufrir algún tipo de trastorno mental desde que terminó la primera oleada de contagios.

Un equipo multidisciplinar de investigadores especializados en distintas áreas del conocimiento ha realizado un sondeo en 18 centros hospitalarios de Andalucía, País Vasco, Castilla y León, Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana, en el que han puesto en evidencia que casi la mitad de los médicos y enfermeros está al límite mentalmente.

La depresión es la patología más común entre todos los problemas detectados. Un 28,1% de los sanitarios encuestados ha revelado sufre este problema de salud mental desde que comenzó la amenaza de la Covid-19. El trastorno de ansiedad es la segunda dolencia más registrada con un 22,5% de los casos, según ha publicado la Agencia Efe.

El impacto de la pandemia que ha llenado las plantas de los hospitales y las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de pacientes también ha dejado secuelas a largo plazo. Un 22,2% de los facultativos ha reconocido sufrir estrés postraumático desde ese momento, mientras que más de un 6% se ha volcado en las sustancias estupefacientes para sobrellevarlo.

“Los resultados nos preocupan y son muy consistentes con nuestra experiencia clínica. Tuvimos que atender a muchos sanitarios con estrés agudo, agotamiento y ansiedad”, ha explicado el director del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar, Víctor Pérez.

Los autores de la investigación, que se ha publicado en la Revista de Psiquiatría y Salud Mental, han explicado que el riesgo para los médicos o enfermeros que ya habían sufrido algún tipo de trastorno emocional en el pasado es del doble que el del resto de sus compañeros.

El 80% de los sanitarios han tenido contacto con la Covid-19

La crisis sanitaria ha obligado prácticamente a todo el sistema de salud a volcarse con la pandemia de coronavirus, desde los doctores de atención primaria de los ambulatorios, hasta las Unidades de Cuidados Intensivos, pasando por los departamentos de urgencias.

Un 80% de los facultativos ha participado en algún momento en el cuidado de pacientes de Covid-19. Un dato que explica por qué el impacto en la salud mental es tan elevado entre el colectivo de sanitarios. Casi un 43% ha estado en contacto con los enfermos durante la mayor parte de su jornada laboral.

La publicación de estas conclusiones pone de manifiesto la necesidad de reforzar las plantillas de médicos y enfermeros ante la amenaza de una tercera oleada de coronavirus que ya está comenzando a sentirse como consecuencia del incremento de los casos derivados de las fiestas navideñas y la bajada de temperaturas.

España ya supera una incidencia acumulada de 450 contagios por cada 100.000 habitantes. Mientras que la ocupación de las UCI ya alcanza el 26% en la media nacional. Una cuarta parte de las camas disponibles para pacientes graves están ocupadas por pacientes de coronavirus.

Además de la sobrecarga de trabajo, los sanitarios también han tenido que enfrentarse a las consecuencias epidemiológicas en primera persona por estar tan próximos a los pacientes de Covid-19. El 17,4% de los profesionales ha contraído la enfermedad desde que comenzaron a extenderse los casos en la primavera.

Un 13,4% de los sanitarios ha tenido en algún momento a algún familiar directo infectado, mientras que una cuarta parte se ha visto obligado a permanecer alguna temporada en cuarentena.