El CIS hunde al PP en Castilla y León: no sumaría mayoría ni con Vox

La institución que preside José Félix Tezanos coloca al PSOE como primera fuerza política con el 30,1% de los votos (29-34 diputados) pero necesitaría apoyo de las formaciones de la España vaciada

El candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco participa este domingo en Palencia en un mitin electoral. EFE/Almudena Álvarez

La encuesta flash del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha vaticinado un pinchazo del Partido Popular en Castilla y León. La institución que preside José Félix Tezanos ha anticipado que Alfonso Fernández Mañueco quedaría relegado como la segunda opción para los votantes, por detrás del PSOE, y no sumaría la mayoría suficientes ni siquiera con el apoyo de Vox.

El sondeo extraordinario ha calculado que el líder popular obtendría el 29,7% de los votos en las elecciones del 13 de febrero, lo que le permitiría hacerse con un botín de entre 24 y 30 escaños en el Parlamento de Castilla y León. Mientras que Vox se situaría en el 11% en estimación de voto, que se traduciría en un grupo de 8 o 9 representantes.

Las dos formaciones no lograrían alcanzar el umbral de la mayoría absoluta, fijado en 41 escaños ni siquiera en el mejor de los escenarios posibles. El pronóstico va de nuevo a contracorriente de las encuestas que realizan las principales empresas demoscópicas privadas del país. GAD3, 40dB y NC Report han coincidido este mismo lunes en que ambas formaciones podrían armar una coalición de manera holgada.

El sondeo del CIS no solo hunde a esta potencial alianza en la derecha, sino que también resucita a Ciudadanos. Lejos de desaparecer, la formación liberal alcanzaría el 7,6% de las papeletas a favor, lo que le auparía hasta la cuarta posición en las votaciones. El resultado sería una bolsa de entre 2 y 5 diputados. Sus resultados están muy lejos de los de 2019 pero le permiten soñar con convertirse de nuevo en la llave para desbloquear el gobierno.

El PSOE ganaría las elecciones pero no llega a la mayoría absoluta

La caída del CIS sonreiría al PSOE que se convertiría en la primera fuerza política de Castilla y León el 13 de febrero. La candidatura de Luis Tudanca lograría concentrar el 30,1% de los votos de los ciudadanos, lo que se traduciría en un grupo parlamentario de entre 29 y 34 diputados autonómicos.

El secretario regional del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca durante un acto electoral en León este sábado con motivo de la campaña electoral para las elecciones del próximo 13 de febrero. EFE/J.Casares

Sin embargo, la red de alianzas de la izquierda no beneficia a los socialistas. Unidas Podemos apenas conseguiría el 7,2% de los votos a favor en los comicios adelantados, lo que representaría una horquilla de entre 2 y 4 representantes. Con estos números, sería imposible repetir la experiencia del Gobierno de coalición que sí que impera en España.

Es el mismo escenario que en 2019. Entonces, Tudanca ya se convirtió en el ganador de los comicios. Sin embargo, la falta de apoyos entre el resto del hemiciclo le condenó a permanecer en la oposición, mientras que la suma del Partido Popular y de Ciudadanos permitió armar gobierno al bloque de la derecha.

Las fuerzas de la España vaciada, llave de gobierno

Con este empate técnico entre los dos bloques, el CIS pronostica que las fuerzas de la denominada España vaciada se convertirán en un actor imprescindible para desencallar una futura votación de investidura. Un cambio que puede terminar salpicando a la hoja de ruta de todos los partidos a escala nacional.

La Unión del Pueblo Leonés (UPL) lograría mantenerse en la cámara gracias al apoyo del 4,6% de los votantes, lo que implicaría una horquilla de 2 a 3 diputados. Mientras que Por Ávila lograría el 1,2% en estimación de voto. Su grupo sería de 1 a 2 diputados. Ambas formaciones mejorarían los resultados del 2019.

La gran sorpresa es la irrupción de Soria Ya que ha hecho de su provincia un bastión en la lucha contra la despoblación. La plataforma ciudadana alcanzaría el 1,9% del voto, a pesar de que solo se presenta en su propio territorio. Y podría llegar a concentrar 2 o 3 diputados.

En el mejor de los escenarios, entre las tres formaciones territoriales amasarían 8 representantes en el Parlamento de Castilla y León, suficiente para decantar el gobierno de un color u otro si votaran en bloque. Sí que quedarían sin representación tanto la Vía Burgalesa, como Zamora Decide.