El enviado especial de la OMS en Europa advierte: “Habrá más oleadas”

David Nabarro, enviado para la covid-19 en Europa de la OMS, teme que se produzca una espiral de confinamientos. "Creará una terrible inestabilidad", afirma

Europa atraviesa la segunda ola de coronavirus y, para el enviado para la covid-19 en Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), David Nabarro, a ésta le seguirán muchas más. “Habrá más oleadas a menos que podamos aprender a mantener alejado el virus con la forma en que nos comportamos”, asegura. “Todavía queda un largo camino por recorrer”, añade.

El experto apunta, en una entrevista con El País publicada este viernes, que la actuación que se lleve a cabo durante las próximas semanas será determinante tanto por parte de las autoridades -estableciendo un buen sistema de sanidad pública en cada comunidad y con un liderazgo fuerte- como por parte de la población, que debería cambiar sus hábitos para evitar la expansión del virus.

“Habrá más oleadas a menos que podamos aprender a mantener alejado el virus con la forma en que nos comportamos”

Y es que confiar en la llegada de la vacuna no es suficiente. “No voy a decirle a nadie que creo que una vacuna o un tratamiento cambiarán completamente nuestra situación. Esto alteraría el patrón de nuestra respuesta y todavía tendremos que cambiar nuestro comportamiento para que el virus no se propague tan fácilmente”, insiste.

David Nabarro, enviado para la covid-19 en Europa de la OMS./ EFE

Los continuos confinamientos crearán “una terrible espiral”

Nabarro teme entrar en una espiral de confinamientos. “Nos podríamos encontrar en una situación en la que tienes un gran aumento de casos, entras en confinamiento, los números bajan, liberas , suben, vuelves a él… como una especie de efecto yo-yo. Ese no es un buen camino para el futuro”, advierte. Esta rueda perjudica al empleo, a los servicios básicos y, según afirma, “creará una terrible inestabilidad”. “En lugar de seguir así hay que buscar el camino intermedio, que se basa en defenderte del virus. Y eso significa poner los sistemas necesarios a funcionar”, asevera.

Muchos países europeos como Francia, Portugal, el Reino Unido o Alemania han vuelto al confinamiento domiciliario. España lo decidirá en los próximos días en base a cómo sea la evolución epidemiológica. La pregunta que se plantea Nabarro es, más que si optar por el cierre es lo correcto -que lo será porque reducirá los casos- lo que importa son “los pasos que se están implementando para que cuando salgan no vuelva a subir la curva”, señala.

“Nos podríamos encontrar en una situación en la que tienes un gran aumento de casos, entras en confinamiento, los números bajan, liberas , suben, vuelves a él…”

“Porque nadie quiere volver al confinamiento. Así que lo realmente importante ahora, en toda Europa, es cómo podemos poner en marcha los pasos necesarios para mantener los números bajos. Y ahí es donde la salud pública a nivel local es tan importante”, afirma.

El enviado en Europa de la OMS también señala la importancia de contar con un liderazgo político fuerte, “donde los políticos proporcionen un modelo a seguir realmente bueno y realmente hagan lo que se debe”, indica. “Me entristece cuando veo que hay debates políticos profundos sobre cómo lidiar con este virus. Es un problema porque en lugar de trabajar unidos lo que hay es discusión, y así es difícil luchar contra la enfermedad. Si la gente está peleando todo el tiempo es difícil compartir información, trabajar juntos, invertir”, concluye.