El Parlamento andaluz readmite a Teresa Rodríguez y pide explicaciones a IU

IU deberá de acreditar que Rodríguez y los siete compañeros son tránsfugas para que sean expulsados nuevamente

La Mesa del Parlamento andaluz ha readmitido este jueves a la diputada y excompañera de Iglesias, Teresa Rodríguez, en su grupo Adelante Andalucía tras ser expulsada por IU.

Partido Popular y Ciudadanos, con mayoría en la Mesa, han atendido a la resolución de un letrado de la Cámara que propuso anular la expulsión y, por ello, también han sido admitidos los siete diputados anticapitalistas que salieron junto a Rodríguez. La Mesa, tras ocho horas de reunión, da un plazo de 48 horas a IU para que justifique si estos diputados son tránsfugas para que sean nuevamente expulsados. 

Desde el entorno de Rodríguez apuntan a Economía Digital que “vamos a dar guerra respecto a este asunto”. La líder de Adelante Andalucía y sus siete compañeros no se consideran tránsfugas.

Aseguran que concurrieron a las pasadas elecciones regionales de 2018 desde una coalición electoral formada por Adelante Andalucía, IU, Primavera Andaluza e Izquierda Andalucista. “Acordamos con Iglesias que nos desvinculásemos de Podemos, pero nunca del grupo Adelante Andalucía”, explican. 

La expulsión generó una airada reacción por parte de los dirigentes de Anticapitalistas, que calificaron la decisión de “atropello jurídico” y la recurrieron por “antidemocrática” tras considerarla una excusa para una alianza posterior de IU con el PSOE.

Motivos económicos 

Fuentes de la líder andaluza destaparon a Economía Digital la verdadera razón, la económica para explicar que con este movimiento, tanto a ella como los siete exmiembros de anticapitalistas, los han dejado sin presupuesto para su funcionamiento ni para crear la estructura de su nuevo partido que rivaliza con los morados. 

Es decir, que ya no disponen de la asignación autónomica de 1,6 millones de euros que les correspondían antes de la ruptura del grupo. Ahora, pasarán a cobrar solamente el sueldo raso de diputado autonómico. 

Sin embargo y tal como explican fuentes de Adelante Andalucía a Economía Digital, IU y Podemos pretenden cobrar los 1,6 millones de euros. 

Esta cantidad es la que cobraban en el grupo parlamentario de Adelante Andalucía, es decir, una financiación mensual de 138.827 euros aprobada por la Cámara el pasado 5 de febrero. Se trata de subvenciones, que se cobran aparte del sueldo de los diputados, y que sirven para “cubrir sus gastos de funcionamiento”.

Esto resulta un balón de oxígeno fundamental tanto para la nueva formación que quiere impulsar Rodríguez como para IU, una formación que en Andalucía lleva años agobiada por deudas con los bancos. Lo que significa que tanto Pablo Iglesias como Teresa Rodríguez tienen que construir desde cero sus formaciones en Andalucía. 

De los 17 escaños logrados entonces, seis corresponden a IU y otros 11 a Podemos, repartidos entre los siete diputados liderados por Rodríguez ahora en Anticapitalistas y tres independientes afines a la líder gaditana, a los que no afecta la petición de expulsión.

La expulsión, esgrimen los proponentes, se ajusta al pacto antitransfugismo que se negocia en el Congreso y a la ley de bases de régimen local, que según IU y Podemos, permite a un portavoz echar a alguno de sus miembros, aunque se tomó contra el criterio del letrado de la Cámara.

De hecho, no existe en el reglamento del Parlamento una fórmula para expulsar a un diputado de un grupo ni para dividirlo en mitad de una legislatura.

La próxima semana IU tendrá que acreditar que, tanto Rodríguez como sus siete compañeros, son tránsfugas que “causaron baja en su grupo parlamentario como consecuencia de su baja en su formación política”. Los letrados de la Cámara andaluza elaborarán después un informe jurídico sobre su permanencia o expulsión.