El PSOE calma a sus barones y busca pactar la financiación con el PP

Los líderes regionales socialistas piden un diálogo fluido entre todas las administraciones para el diseño de un nuevo modelo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (c), a su llegada a la sede del PSOE en Madrid este viernes donde se celebra una reunión con los barones socialistas para hablar de financiación autonómica y tratar de fijar una posición común al respecto. EFE/ Víctor Lerena

El PSOE ha tratado de calmar a sus barones este viernes en medio de la batalla interna del partido por la financiación económica. Este asunto no solo divide a socialistas y populares, sino que también ha enfrentado a los presidentes regionales, por lo que la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra ha convocado en Ferraz a todos los líderes socialistas para fijar una posición común sobre este asunto.

En la reunión, los barones han dejado clara la necesidad de que exista un diálogo fluido entre todas las administraciones en el diseño de un nuevo modelo. No solo entre los gobiernos socialistas, sino también con los ejecutivos en los que el PP está al frente. Por ello, al terminar la cita, a través de un comunicado, el PSOE ha invitado a los de Pablo Casado a trabajar conjuntamente para alcanzar una posición común.

«El Partido Socialista invita a todas las fuerzas políticas, especialmente a aquellas con implantación a nivel nacional, a trabajar con honestidad en la definición de una posición común, dejando fuera la confrontación partidista, para contribuir a aprobar una reforma del vigente Sistema de Financiación Autonómica y y a las ciudades de Ceuta y Melilla atender las necesidades y satisfacer las expectativas de la ciudadanía», apunta al texto.

La vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra. Foto: Efe

Hasta ahora, cada comunidad autónoma ha defendido su posición e intereses, independientemente del partido de gobierno. Hay dos posturas. Por un lado se encuentran las autonomías con mayor dispersión de población, como Aragón, Asturias, La Rioja, Castilla y León, Galicia (estas dos últimas lideradas por el PP) que apuestan por un modelo en el que el coste de los servicios por habitante sea la clave fundamental. Todas firmaron ya en 2018 un pacto en Zaragoza para defender esta postura.

El otro bloque lo encabeza la Comunidad Valenciana y Baleares (socialistas) y Andalucía y Madrid (populares) que ya se han movido a lo largo de los últimos meses para tejer sus propias alianzas. En este caso, la fórmula busca que se atienda al volumen de población como requisito fundamental. Entre todas concentran buena parte de los habitantes del país.

«La capacidad fiscal de los territorios no debe condicionar la equidad de acceso a los servicios públicos»

Tras el encuentro en Ferraz de este viernes el PSOE ha dejado claros cuáles son los principios que deben recogerse para llevar a cabo un cambio de modelo. Entre ellos destaca la suficiencia financiera, la coordinación con la Hacienda estatal y la equidad en la prestación de servicios públicos para garantizar la igualdad de acceso de los ciudadanos con independencia del lugar donde residan. «La capacidad fiscal de los territorios no debe condicionar la equidad de acceso a los servicios públicos», insisten.

Page y Lambán, las ovejas negras de Sánchez

Uno de los barones socialistas más conflictivos son el presidente extremeño y secretario de Política Autonómica del PSOE, Guillermo Fernández Vara. El líder regional ha negado que la reunión de este viernes tenga como fin fijar una posición común antes de la convocada para el próximo 23 de noviembre con otros presidentes autonómicos en Santiago de Compostela y organizada por el popular Alberto Núñez Feijóo.

“No tiene nada que ver: la reunión de Galicia no es de partidos, sino de presidentes, y la de mañana es de presidentes de un partido. No tiene nada que ver. La hubiéramos hecho (la de Ferraz) hubiera existido la de Galicia o no”, aseguró este jueves ante los medios. A esta cita acudirán, además de los presidentes de Extremadura y Galicia, los de Asturias, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, La Rioja.

El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, comparece ante los medios de comunicación. EFEÁngeles Visdómine
el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, comparece ante los medios de comunicación. EFE/Ángeles Visdómine

Por otro lado, otro de los líderes regionales más distante de Pedro Sánchez es el presidente aragonés, Javier Lambán, quien el pasado domingo cargó contra la ministra de Hacienda María Jesús Montero y su fórmula para repartir los fondos. «no es conocedora de la realidad de las distintas comunidades autónomas”,  apuntó en declaraciones a los medios este domingo en Ejea de los Caballeros.

Su crítica se produce después de que Montero adelantara alguna de las líneas del proyecto que tiene entre manos para reformar la financiación de las autonomías. La titular de Hacienda no se ha mojado entre las posturas que ahora mismo se dividen en dos grandes bloques: los que quieren un reparto por volumen de población y los que quieren que se atienda al coste de los servicios.

“La respuesta tiene que ser ponderada, de manera que seamos capaces de tener en cuenta lo que ocurre en la provisión de los servicios públicos por tener una población dispersa, pero también lo que pasa en determinadas épocas del año cuando multiplicas por cinco tu población«, explicó la ministra en una entrevista con El Periódico.

Noelia Tabanera