Elecciones FC Barcelona | Puigdemont dobla la apuesta por Laporta y descoloca a ERC

El entorno de Puigdemont se instala en la candidatura de Joan Laporta mientras ERC analiza sus próximos pasos

Los últimos movimientos en las elecciones al FC Barcelona han sacudido la batalla política que envuelve el asalto al palco del club azulgrana, codiciado históricamente por los partidos soberanistas en Cataluña a pesar de los sonoros fracasos que han protagonizado durante años (para desbancar a Josep Lluís Núñez, por ejemplo).

ERC fue el primer partido en arropar una (pre)candidatura, la de Joan Laporta. Pero los republicanos, según las fuentes consultadas, han comenzado a dudar respecto a mantener estos apoyos a la vista de que el entorno de Carles Puigdemont se ha instalado en la primera línea de la candidatura, ya oficial, del expresidente azulgrana de cara a las elecciones del 24 de enero.

Laporta ha dado a conocer a algunos de los hombres que van a estar en la maquinaria de su candidatura y ha sorprendido por la indisimulable cercanía a Puigdemont de varios de sus hombres de confianza, e incluso por la beligerancia con ERC que mantienen.

El director de campaña de Laporta es el publicista Lluís Carrasco, nieto de Manuel Carrasco i Formiguera (fundador de Unió Democràtica), que, al margen de su actividad profesional, se ha prodigado como opinador lanzando duros ataques a dirigentes de ERC —en particular, al presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC) por su “ridícula” estrategia de pedir “mesas de diálogo”—.

Los ataques a los republicanos han contrastado con el aplauso a Puigdemont y a la flamente candidata a presidenta de la Generalitat de Junts per Catalunya, Laura Borràs.

El puente entre Puigdemont y Laporta

Pero Lluís Carrasco no es, en realidad, la figura de la candidatura de Laporta más identificada con Puigdemont, sino que lo es Jordi Finestres, que trabajó en el Palau de la Generalitat coordinando una oficina que el antiguo presidente de la Generalitat dedicó a la atención a la ciudadanía.

Una vez huido a Bélgica, Finestres también prestó servicios al líder en Waterloo, en este caso con la misión de organizar sus viajes, coordinar su agenda, seguir su correspondencia, elaborar comunicados y controlar su archivo de prensa.

Finestres ha actuado como el puente perfecto y natural entre Laporta y Puigdemont, puesto que ha trabajado para ambos. Finestres fue quien llevó los temas de prensa de Laporta en la anterior campaña a las elecciones presidenciales del FC Barcelona y quien volverá a llevarlos en esta ocasión.

Otro hombre también procedente del entorno de Junts per Catalunya es el exdiputado Jordi Cuminal, que ahora desarrolla actividades relacionadas con la comunicación corporativa a través de una agencia. Cuminal saltó del barco del Pdecat al sospechar que Puigdemont iba a convocar elecciones en el fatídico octubre de 2017 y luego ha tenido problemas para reengancharse a JxCat pesar de sus esfuerzos.

De la no-candidatura de Jordi Roche al vicepresidente Giró

Todos estos fichajes de Laporta han acabado por provocar dudas en ERC respecto a si es realmente conviene mantener su bendición a esta candidatura.

Faltan piezas por mover y conversaciones por mantener, no obstante. Laporta todavía no ha desvelado al conjunto del equipo que va a acompañarlo, pero una de sus piezas clave será Jaume Giró, exdirector general de la Fundación Bancaria ‘La Caixa’ entre 2014 y 2019, llamado a ser vicepresidente del FC Barcelona en caso de victoria.

Sea como fuere, Puigdemont y Junts per Catalunya ya han escogido caballo de cara a las elecciones del FC Barcelona.

ERC, en cambio, que parecía decidida a subirse al team Laporta, no lo ve ahora con claridad e incluso podría acabar dividiéndose al respecto. 

Hay dirigentes del partido republicano que, de hecho, hubieran querido apostar por la candidatura de Jordi Roche (expresidente de la Federación Catalana de Fútbol y expresidente del Girona), pero el empresario optó finalmente por desistir. 

Así que ahora hay tantas dudas como debates, tantas conversaciones pendientes como cálculos sin cuadrar.

Uno de los grandes favoritos a las elecciones del FC Barcelona, Víctor Font, que acude a la campaña habiendo atado los apoyos del exfutbolista Xavi, del periodista y fundador del diario Ara Antoni Bassas, y de Toni Nadal (tío del tenista Rafael Nadal), ya ha probado el castigo al que le pueden someter sus adversarios por haber abierto, en una entrevista en la Cope, las puertas del Camp Nou a la selección española. Y trata de corregir a toda velocidad:

 

“Soy independentista y no dejaré de serlo. Como club, tenemos que ser desacomplejadamente catalanistas porque esa es la realidad del club desde que se fundó. Dicho esto, también debo decir que el club es transversal y que para hacer política tenemos a los partidos”, dice Font, cuya única filia conocida es su simpatía por Artur Mas