ERC mueve ficha para colocar un consejero en RTVE

Los independentistas se involucran en las negociaciones para nombrar un nuevo consejo de administración de RTVE, que será elegido por los políticos

Siguen las negociaciones políticas para nombrar un nuevo consejo de administración de Radio Televisión Española (RTVE) después de dos años medio de la dirección unica provisional de la periodista Rosa María Mateo. Las conversaciones las han liderado PSOE y PP, que tienen mayoría en el órgano parlamentario responsable de la decisión, pero se les ha unido también Esquerra Republicana de Catalunya.

La formación independentista liderada por Oriol Junqueras no solo se ha estado implicando fuertemente en las negociaciones de los grupos parlamentarios para elegir una nueva cúpula de RTVE, sino que aspira a colocar un consejero en la corporación pública. Así lo ha revelado El Confidencial, citando fuertes conocedoras de los contactos que hay actualmente entre los diferentes partidos.

Ya en junio de 2018, cuando el recién llegado primer Gobierno de Pedro Sánchez debía decidir si renovar el consejo de RTVE por decreto ley o nombrar una administradora provisional única, el PSOE había ofrecido un puesto a ERC. Pero al final se decidió poner al frente, de forma supuestamente temporal, a Mateo, mientras se resolvía el concurso público para elegir con menor injerencia política a la cúpula del ente.

Ese concurso público, que se empezó a fraguar hace tres años, finalmente ha quedado en nada, al decidir PSOE y PP prescindir de la lista de veinte candidatos finalistas que había seleccionado un comité de expertos para que los diputados eligieran a los diez miembros del consejo de administración. Ahora, los partidos pueden proponer a cualquiera de los casi 100 candidatos que se presentaron en 2017.

Con el concurso público enterrado, la elección de la cúpula de RTVE vuelve a ser semejante a como se nombraba antes: los partidos proponen candidatos, y estos son elegidos en función de sus apoyos parlamentarios. Es en ese contexto que ERC negocia con los grupos para hacerse con una plaza.

ERC en RTVE: nada nuevo

Ofrecer un puesto a grupos parlamentarios no se lo inventó Sánchez. En 2006, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cedió una plaza a ERC y otra a Izquierda Unida tras formarse el primer consejo de administración elegido por una mayoría cualificada en el Congreso de los Diputados. Francesc Bellmunt se convirtió en aquel entonces en el consejero de ERC en RTVE.

Bellmunt, cineasta, destacó entre otras cosas por su negativa a que la televisión pública emitiera las corridas de toros e incluso intentó forzar una votación en el consejo de administración sobre el asunto, toda vez que los consejeros propuestos por el PP intentaron reanudar estas transmisiones, que fueron sacadas de antena en 2006 por coincidir con el horario infantil.

La Esquerra de ahora tiene intereses más amplios que las corridas de toros. Este pasado noviembre, por ejemplo, los republicanos se unieron a JxCat, EH Bildu y BNG en el Congreso para presentar una enmienda transaccional a los presupuestos generales del Estado con el fin de que Hacienda diera 10 millones de euros a RTVE para comprar producciones en lenguas cooficiales distintas del castellano.

Desde luego, ERC también tiene enemigos en la actual RTVE, empezando por el director de información y actualidad, Enric Hernández, nombrado por el Gobierno de Sánchez a pocas semanas de las elecciones del 10-N. Los republicanos cargaron contra Hernández en mayo pasado, después de que no se transmitiera una entrevista a Oriol Junqueras en plena crisis entre el Ejecutivo y ERC por el primer estado de alarma.

Cuando aquello sucedió, ERC preguntó en la comisión mixta de control a RTVE en el Senado si la corporación sabía que Hernández “falsificó una nota de la CIA sobre los atentados del 17 de agosto”. “¿Le parece a la dirección de RTVE que un periodista que falsifique una carta de la CIA puede ocupar un puesto de director de información en RTVE?”, cuestionó entonces la formación de Junqueras.

Se acerca la nueva RTVE

Pese a que ha pasado casi un mes y medio desde que PSOE y PP acordaron seguir adelante con el nombramiento del consejo de administración de RTVE sin limitar la selección a los finalistas del concurso público elegidos por el comité de expertos, la casa sigue sin tener una cúpula y Rosa María Mateo se mantiene como la única responsable del ente público, cada vez con menos apoyo de la plantilla.

La burocracia sugiere que no será hasta comienzos de 2021 que se ponga fin a la interinidad de RTVE. El próximo 15 de diciembre, la mesa de la comisión mixta de control a la corporación se reunirá para estudiar el más reciente dictamen de los letrados, que en principio allana el camino para que los grupos parlamentarios llamen a sus candidatos a comparecer ante la comisión de nombramientos.

El Congreso tendrá que votar en pleno a los seis vocales que le corresponden, y el Senado hará lo propio para ratificar a sus cuatro vocales. Se exigen mayorías de dos tercios en ambas Cámaras, y si no se consigue los nombramientos pueden aprobarse dos semanas después con mayoría absoluta y el apoyo de la mitad de los grupos de las Cortes, escenario en el que ERC cobraría importancia.

Una vez votados los miembros del consejo de administración, habrá una votación final para elegir al presidente de RTVE, momento que determinará el fin de Mateo al frente del ente público.