ERC subirá su precio para los presupuestos tras el golpe policial a Tsunami

La operación policial y judicial contra los cerebros del 'procés', sumada a la presión de JxCat, lleva a ERC a replantear su estrategia negociadora

El golpe policial a los cerebros del procés —y en concreto a tres de las figuras más destacadas del estado mayor de Carles Puigdemont, a quienes el juez también relaciona con la creación de Tsunami Democràtic (David Madí, Xavier Vendrell y Oriol Soler)—, ha sacudido las negociaciones de los presupuestos entre el Gobierno y ERC. Tanto que los republicanos ya asumen en privado que los acuerdos para cerrar las cuentas de 2021 “van a costar más”.

Sabe de sobras ERC que Junts per Catalunya ha hallado en las 21 detenciones practicadas por la Guardia Civil —los tres mencionados arrestados pasarán este viernes a disposición judicial— el pretexto perfecto para poner a prueba a los republicanos jaleando el enfrentamiento entre el independentismo y las instituciones del Estado. ¿Se va a quedar atrás ERC en este combate?

Dicho de otra forma, la negociación del gobierno de coalición de PSOE y Podemos con ERC se complica. “Hay que ver hasta dónde llegan ahora con las cesiones del Gobierno con los presupuestos”, dicen fuentes republicanas, dando a entender que el precio de su colaboración ha subido porque la situación es más complicada. 

Subraya ERC que reciente apoyo de este jueves a la prórroga del estado de alarma no puede presuponer que su sociedad con el Gobierno y Esquerra está en un buen momento porque, según los de Oriol Junqueras, una cosa es la segunda ola del coronavirus y su peligroso avance y otra muy distinta son los presupuestos.

Los apuros de Vendrell, antiguo hombre fuerte de ERC

Muy distinta y muy imprevisible porque los republicanos no quieren mover ahora demasiadas fichasy prefieren esparar a ver los siguientes pasos judiciales contra los cerebros del procés, entre otras cosas porque un hombre bragado en mil batallas de ERC, el exconseller Xavier Vendrell, está en apuros. 

El juez está convencido de que Vendrell participó en la dirección de Tsunami Democràtic, la plataforma que promovió desórdenes públicos de todo tipo tras la sentencia del 1-O pero que evitó su reaparición tras la inhabilitación de Quim Torra. ¿Una entidad alineada con Esquerra, por tanto?

El juez también sospecha que Vendrell usó su influencia política para contactar con miembros de la Generalitat con el fin de beneficiar sus distintos negocios, vinculados al tratamiento de residuos municipales, los laboratorios de biomecánica y hasta la fabricación de test de covid-19. Así que el antiguo hombre fuerte de ERC (fue secretario de Organización) podría verse en serios aprietos ante la justicia.

Esquerra se mantiene expectante respecto a la evolución de esta actuación judicial que está llamada a esclarecer tanto los orígenes de Tsunami como la financiación de Puigdemont en Waterloo pasando por, si así consigue acreditarlo el juez, el tráfico de influencias de los detenidos.

La mesa de diálogo, al desguace

El PSOE de Pedro Sánchez ha optado por mirar hacia otro lado con el inconfesable deseo de que toda esta actuación de diluya para que la negociación presupuestaria no se vea entorpecida.

ERC, en paralelo, ha optado por no perder el paso de JxCat. Salió por segundo día consecutivo la formación de Carles Puigdemont a denostar la mesa de diálogo (el gran acuerdo de investidura entre PSOE y ERC) y concedieron los republicanos que, en efecto, solo ha servido para hacerse alguna foto.

No hay mesa de diálogo que valga en plena carrera electoral en Cataluña ni reunión posible con la Generalitat en funciones. Así que los republicanos consideran que solo puede haber negociación del grupo parlamentario de ERC con PSOE y Podemos para concretar la reforma del código penal (como medida para acelerar la salida de la cárcel de los políticos independentistas) y para acordar los millones de los presupuestos que corresponden a Cataluña.

La cuestión es si existe tiempo suficiente para llegar a este tipo de acuerdos porque en menos de dos semanas el Congreso ya tendrá que realizar el debate a la totalidad de los presupuestos. Quedan 12 días para que ERC compruebe hasta dónde está dispuesto a ceder el Gobierno y hasta donde llega la amenaza de Junts per Catalunya en las encuestas.