Errejón ya se negó la semana pasada a pactar una candidatura única con Podemos

Más Madrid ha dado calabazas a Podemos ya dos veces en los últimos días; Errejón está convencido de que Mónica García sacará un buen resultado el 4-M

Iñigo Errejón, ha rechazado este martes ir a las elecciones madrileñas con Podemos, pero no es la primera calabaza que le da a Pablo Iglesias. El líder de Más Madrid se negó ya la semana pasada a pactar una candidatura única que aunase a la izquierda de cara a los comicios del 4 de mayo, según ha podido saber Economía Digital.

Errejón considera que su candidata Mónica García podría sacar buenos resultados sin necesidad de ir en coalición con ningún otro partido. Lo que para ellos podría ser una OPA tras el ‘sorpasso’ que le dieron a Podemos en los últimos comicios en Madrid.

La presentación de Pablo Iglesias como candidato en la Comunidad descolocó todos los cimientos de Más Madrid y el mismo lunes, la cúpula del partido se reunió sin acordar ninguna solución. Por lo que este martes a las 8:30 horas volvieron a citarse para sacar un discurso claro: “El 5% de las tres listas está garantizado y es la mejor manera de movilizar“. Más Madrid no irá en una lista conjunta con Unidas Podemos.

Tras la moción del PSOE y Más Madrid contra el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, las fuerzas de izquierda abrieron negociaciones para estudiar la unión de un frente de izquierdas que destierre a la presidenta popular de la Comunidad, según comentan fuentes conocedoras de estos mensajes.

Íñigo Errejón en una sesión de la Asamblea de Madrid. Foto: EFE/Mariscal

Unidas Podemos está de capa caída y tenía muchas dudas sobre su posible candidato, tanto que Pablo Iglesias convocó un pequeño cónclave el pasado fin de semana con los suyos para hablar sobre el tema.

Mientras, Iglesias consideró que hay que pasar página en las rencillas de la izquierda, sobre todo en su relación con Iñigo Errejón, y hablar para sumar fuerzas. Más Madrid no lo ve. “No aceptaron una lista conjunta y ahora que se ha presentado Pablo vuelven a correr los mensajes”, explican fuentes de Podemos antes de que este martes, Errejón cerrase la puerta definitivamente.

Más Madrid no quiere malgastar su posición en negociaciones donde Iglesias ya ha manifestado que quiere figurar de líder o ‘número dos’, rebajando el tono. En el entorno de Errejón se habla de que Iglesias “se la ha querido devolver a Iñigo”; “El efecto Iglesias por el efecto Iñigo-Carmena”, señalan.

Pero lo cierto es que una caída en sus cimientos, el partido en Madrid, restaría credibilidad al proyecto para aspirar al Más País, a nivel nacional. Reduciría el protagonismo para liderar alternativas y minaría su escalada territorial, quedando reducidos a la insignificancia.

Reunión de urgencia

El partido se reunió este lunes de urgencia, según ha podido saber ED, la propia García y Pablo Gómez Perpinyà, portavoz adjunto en la cámara, además de la cúpula de Más Madrid con Errejón al frente y Rita Maestre, líder de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital hablaron, incluso, de realizar una oferta al resto de grupos de la izquierda. Pero no hubo unanimidad en la idea.

“Creo que nos merecemos un poquito de respeto entre las fuerzas políticas a la hora de encajar nuestros propios anhelos”. “Hablaremos de todo sin imposiciones y, a poder ser, sin mucha testosterona”, contestó García. La hasta el momento candidata de Más Madrid aseguró un futuro buen entendimiento entre las distintas fuerzas y metió al PSOE en la ecuación.

En el partido de Ángel Gabilondo todavía no se han pronunciado al respecto de la unión de izquierdas. El anuncio de Iglesias pilló a Ferraz con el pie cambiado y justo aprobando la candidatura de Gabilondo, sin primarias.

Manuela Carmena e Íñigo Errejón. Foto: EFE

Estos movimientos llegan cuando justo se cumplen dos años después del ‘pacto de las empanadillas’ con el que Errejón y Manuela Carmena acordaron formar un tándem electoral en 2019, uno a la CAM y otra al consistorio, a espaldas de Unidas Podemos, cuando el primero era ya su candidato para ser presidente autonómico.

Los morados se hundieron y tuvieron que improvisar una candidatura tras la fuga y salvar los muebles con Isabel Serra al mando. Fuentes de UP en Madrid reconocen que el batacazo “fue muy gordo” y todavía andan recuperándose, por lo que podría ser buena vendetta si los de Errejón aceptan, finalmente, pactar una candidatura única.

La cúpula de Más Madrid decide correr el riesgo y presentarse en solitario antes que pactar con la izquierda una candidatura que podría ser su sentencia de muerte al volver al redil morado del que salió aquejado por los vicios y la mala relación con Iglesias.