González Laya declarará como imputada el 4 de octubre por el ‘caso Ghali’

El juez Lasala investigará a la exministra por los delitos de prevaricación y vulneración de leyes de fronteras al permitir la entrada del líder del Frente Polisario al país

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, durante el pleno posterior a la sesión de control del Congreso. EFE/Chema Moya

Ya hay fecha para la imputación de la exministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya y será el próximo 4 de octubre cuando se tenga que sentar en el banquillo ante el Juez Rafael Lasala para dar testimonio sobre la entrada del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali a España para tratarse por coronavirus en un hospital de Logroño.

La entrada del líder político, sobre quien pesan acusaciones de terrorismo y genocidio en España, se hizo por la puerta trasera, sin pedirle la documentación y a través de un avión argelino que aterrizó en una base del Ejército del Aire, desde donde fue transportado hasta el hospital de la capital de La Rioja.

Investiga así el juez, sospechando de los presuntos delitos de prevaricación y vulneración de las leyes de fronteras, de quién habría venido la orden, motivo por el que cita a la exministra de Asuntos Exteriores que, tan pronto concluyó la crisis diplomática con Marruecos, abandonó el cargo.

Y es que Lasala ya imputó hace varios meses al diplomático Camilo Villarino, director del gabinete de Laya, quien habría confesado que la orden de no exigirle ningún control de fronteras sobre Gali vino de la propia exministra. No obstante, matizó que la orden no fue directamente suya, sino que se le habría impuesto desde más arriba.

Además de González Laya, también declararán el ex Secretario General Técnico del Ministerio de Asuntos Exteriores, José María Muriel Palomino, mientras que el próximo 18 de octubre también declararán la directora General de la Fábrica Nacional de Moneda, María Isabel Valldecabres, y la Directora del Gabinete del Ministro de Interior, Susana Crisóstomo.

De la declaración de Villarino se extrajo que la orden de permitir la entrada bajo dichas circunstancias vino muy de arriba y que, pese a que él, que sirvió de enlace con las fuerzas aéreas, recibió la orden de la misma González Laya, presuntamente a ella le habría llegado la orden de más arriba, lo que señala al entorno del presidente Pedro Sánchez y a la cúpula del Gobierno.

Tensión con Marruecos

Tras la crisis inicial al saberse que Gali se encontraba dentro de las fronteras españolas el pasado mes de mayo, Marruecos ordenó la retirada de su principal embajadora, Karima Benyaich, y abrió las fronteras entre ambos países, lo que desembocó en un alud de miles de personas migrantes buscando pasar la frontera entre Marruecos y las ciudad autónoma de Ceuta. Centenares de estas personas eran menores de edad.

Además, dicha crisis se vio acrecentada, en primer lugar, por el transporte de nuevo de muchos de los migrantes que lograron pasar la frontera de nuevo a territorio marroquí (entre ellos, de nuevo, menores) lo que se conoce como devoluciones en caliente.

En segundo lugar, la misma embajadora amenazó en su momento con que la crisis diplomática no terminaría ahí, sino que habría una escalada en las acciones desde la monarquía vecina contra España.

Andoni Berná Calvo