Guerra con las consejerías catalanas: JxCat reclama Salud, Trabajo y Educación

Borràs quiere a Argimon al frente de Salud y Trabajo y Educación para crear un banco nacional catalán y proteger la inmersión lingüística ante "las invasiones de las leyes estatales"

La candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs durante el acto de campaña celebrado este viernes en Reus. EFE/Susanna Sáez

La candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs durante el acto de campaña celebrado este viernes en Reus. EFE/Susanna Sáez

Las negociaciones entre ERC, JxCat y la CUP para formar gobierno van a buen ritmo y ya se empieza a hablar de consejerías. En concreto, los de Carles Puigdemont habrían hecho una lista con sus peticiones y ya habrían trasladado a Pere Aragonès algunas de sus peticiones. Según ha podido saber Economía Digital, Junts pedirá Salud para seguir teniendo protagonismo, aunque ERC pase a ostentar la presidencia. “Se trata de una promesa que hizo la candidata —Laura Borràs— en campaña”, señalan en el partido.

Borràs se comprometió a poner al frente al Fernando Simón de Cataluña, el actual secretario de Salud Pública, Josep María Argimon. Según los postconvergentes, Argimon fue “la apuesta decidida de Carles Puigdemont” y uno de los médicos que reivindicó la figura de los políticos presos y los independentistas fugados tras el 1-O. Tiene especial cariño hacia Toni Comín, ya que compartieron dos años de trabajo, según cuenta él mismo en diferentes entrevistas.

Pero Junts per Catalunya no se contentaría solamente con la consejería de Salud y entre su lista de peticiones a Aragonès también se encontrarían Trabajo o Educación. Posiblemente, con la primera los republicanos se hayan echado a temblar porque, precisamente, una de las promesas de campaña de Borràs es que si Junts entra en el Govern ninguna de las 35 empresas del Ibex 35 podrán mantener contratos con la Generalitat.

Trabajo para crear un “banco nacional catalán”

Una de las propuestas de su programa consiste en modificar la Ley de Contratación Pública y eliminar a las grandes cotizadas españolas como posibles proveedoras de servicios de la Administración catalana. Ese veto supondría dejar fuera también a los siete grupos catalanes que forman parte del selectivo: la farmacéutica Almirall, los bancos Caixabank y Sabadell, la operadora de telecomunicaciones Cellnex, la socimi Colonial, el fabricante de hemoderivados Grifols y la energética Naturgy.

La candidata a la presidencia de la Generalitat por JxCat, Laura Borràs, en un acto de campaña. | EFE/ Toni Albir/Archivo
La candidata a la presidencia de la Generalitat por JxCat, Laura Borràs, en un acto de campaña. Foto: EFE/ Toni Albir/Archivo

Borràs explicó que el objetivo de esta medida es que la ley favorezca la promoción a empresas que tengan la sede en Cataluña. “Como vimos un impulso real —en 2017— para la fuga de empresas de Cataluña, nos preocupamos por las empresas que ofrecen empleo y garantía de futuro y que no tienen problema en tener la sede social en Cataluña”, señaló en campaña la dirigente catalana.

Una propuesta que no ha sido valorada por ERC. Las fuentes consultadas prefieren no valorar dicha propuesta, señalan a ED. Sin embargo, los postconvergentes quieren pilotar Trabajo, entre otras, para crear “un banco nacional catalán“. Se trata de otras de las propuestas que vende JxCat “hacia un modelo sostenible”, que las distintas patronales catalanas no verían con tan buenos ojos.

Educación, la joya de la Corona

Pero, sin duda, la joya de la Corona en este Govern será la Consejería de Educación. Junts lo tiene muy claro y aseguran que cumplirán su programa y realizarán una “inmersión lingüística más profunda”, a pesar de las normas aprobadas por el Gobierno central y en amparo a la Ley Celáa.

La novedad que no olvidan los de Borràs es el ‘Pacto Nacional por la Lengua‘ que pretenden sacar adelante junto a ERC. Con esta propuesta, Junts quiere “asegurar que el catalán sea la verdadera lengua vehicular y de educación a todos los niveles y grados escolares, de la enseñanza infantil, primaria, secundaria y profesional hasta los estudios universitarios”. Algo que no cumple con el sistema actual establecido por el Gobierno de Pedro Sánchez.

También añaden que es necesario “impulsar de la manera más adecuada y eficaz posible que el catalán sea también la lengua vehicular en las actividades deportivas y de ocio infantiles y juveniles” y fijar como “requisito lingüístico imprescindible” del dominio del catalán a los trabajador de todas las administraciones públicas.

Asimismo y por último recalcan que se promoverá el cumplimiento real del modelo de inmersión en todas las escuelas e institutos, y se protegerá la inmersión “ante las invasiones competenciales de las leyes estatales“.

ERC busca quedarse con Economía

Unas medidas que representan al ‘ala dura’ del independentismo, el que ERC busca huir, al menos en el Congreso de los Diputados. Sin embargo y según ha podido saber ED, los republicanos no quieren soltar por nada en el mundo la Consejería de Economía.

Será por los buenos recuerdos que le trae a Aragonès cuando se puso al frente como vicepresident o porque quieren tener las cuentas controladas, el caso es que fuentes del partido señalan que “Economía no tiene que ir aparejada a la vicepresidencia”.

Los republicanos siguen recordando que las negociaciones están en el aire, pese a que la semana que viene tendrán que tener todo perfilado de cara a la constitución del Parlament, el próximo 12 de marzo como fecha límite. La ‘guerra’ por las consejerías no ha hecho más que empezar, aseguran fuentes conocedoras de los primeros encuentros. Se avecinan días difíciles para Pere Aragonès.