Barcelona pierde el Hermitage por el empecinamiento de Ada Colau

Los promotores del museo tiran la toalla y se centrarán en pelear una indemnización del Ayuntamiento en los juzgados

Recreación del Museo Hermitage de Barcelona a cargo del arquitecto Toyo Ito.

El Hermitage no se instalará en Barcelona. Los promotores de este museo han renunciado a sus planes para abrir una nueva sucursal en la capital catalana, después de la pugna que han mantenido con la alcaldesa, Ada Colau, que se ha convertido en la principal opositora a su desembarco.

El equipo que está detrás del proyecto ya ha comunicado a los grupos políticos municipales su decisión de tirar la toalla y ahora centrará sus esfuerzos en una batalla judicial para tratar de obtener una indemnización por el bloqueo del Gobierno de Barcelona en Comú al nuevo museo, según ha publicado El País.

La sociedad, controlada en un 80% por el fondo de inversión Varia y en otro 20% por Cultural Development, ha renunciado a desembarcar en la capital catalana a pesar de que ya había invertido más de tres millones de euros en este nuevo enclave estratégico. Pero cuenta con propuestas de otras 23 capitales de provincia españolas, entre ellas Madrid.

La entrada de Hermitage en Barcelona comenzó a fraguarse hace más de 10 años con un proyecto que implicaban un desembolso de 52 millones de euros para levantar el edificio que albergaría seis salas de exposiciones y que estaría a cargo del arquitecto japonés Toyo Ito. El objetivo era atraer a cerca de 850.000 visitantes cada año, lo que supondría la creación de 400 empleos.

Ada Colau tumbó el proyecto por el impacto de la concentración turística

Sin embargo, en las últimas dos legislaturas se ha topado con las discrepancias de Barcelona en Comú que ha cuestionado tanto la presencia de un gran fondo de inversión suizo-luxemburgués en el accionariado como su viabilidad financiera como el impacto que puede tener el turismo para los vecinos del barrio de la Barceloneta.

La ruptura definitiva se produjo el pasado mes de mayo cuando el pleno del Ayuntamiento de Barcelona votó en contra de la creación de una sede del museo en la ciudad, a pesar del visto bueno de la Autoridad Portuaria. El grupo de Ada Colau manifestó su rechazo debido a la concentración turística que supondría, mientras que su socio en la coalición, el PSC, se abstuvo.

Las posibilidades de intentar impugnar la decisión del Consistorio en los tribunales habrían alargado durante años el arranque del proyecto, por lo que el Hermitage ha decidido renunciar y centrarse únicamente en la búsqueda de una compensación económica que podría superar los 100 millones de euros.