Junts flirtea con el ‘no’ a Aragonès: «Nos quiere apretar, pero prisa, ninguna»

Aunque la decisión no está cerrada, desde el partido de Puigdemont insisten en que las prisas son malas compañeras de viaje y recuerdan que tienen dos meses de margen para negociar

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con Laura Borràs, Jordi Sànchez y Elsa Artadi en la noche electoral / Julio Díaz (JxCat)

La tensión entre Junts y ERC se ha convertido en un auténtico polvorín. El partido de Carles Puigdemont se ha revuelto contra la presión de los republicanos, que han firmado un pacto con la CUP sin contar con ellos. Aunque las conversaciones entre ambos partidos no se han roto, hay quien desde la formación llama a programar un acuerdo con vista a dos meses.

«ERC nos quiere apretar, pero prisa, ninguna», explican fuentes de Junts a Economía Digital. Los consultados tampoco descartan que el próximo viernes haya acuerdo, puesto que «internamente no hay unanimidad sobre lo que hay que hacer». Aunque avisan: «Nosotros no tenemos ningún problema en decirle que no a Aragonès ahora y seguir negociando».

El partido de Puigdemont quiere dar un golpe sobre la mesa. El acuerdo ERC-CUP para sumar a los 9 diputados antisistema del Parlament a la investidura de Aragonès cogió con el pie cambiado a Junts, que convocó una conferencia con Jordi Sànchez al frente, su indiscutible líder político, para marcar perfil propio.

También en público, algunos de sus dirigentes han dejado la puerta abierta a tumbar a Pere Aragonès. El conseller de Polítiques Digitals ha sido tajante en una entrevista en la Ser Catalunya, al asegurar que el pacto con Junts estaba «muy verde»: «De momento no hay acuerdo. Aún quedan días, pero es mejor un buen acuerdo que un mal gobierno».

La vicepresidenta del partido, Elsa Artadi, también ha enfriado la posibilidad de tirar adelante el acuerdo en una entrevista a la ACN: «Nadie pone por delante la velocidad a la calidad del acuerdo». La formación insiste en la necesidad de anteponer el ‘cómo’ y no el ‘cuando’, lo que abre una ventana de dos meses hasta rubricar un pacto.

También hay algunos altos cargos que han cargado contra ERC-CUP. El asesor digital de Puigdemont, Aleix Clarió, ha sido claro: «Esto no es una negociación, es una amenaza». «Junts no tiene 9 diputados, tiene 32. Si se quieren evitar nuevas elecciones, negociad en lugar de imponer. El relato no os salvará de la realidad», ha lamentado por Twitter.

La conferencia de Jordi Sànchez: clave en la investidura

El partido de Puigdemont reaccionó al anuncio sorpresa con una conferencia para este martes a las siete de la tarde protagonizada por Jordi Sànchez. El presidente de Junts per Catalunya es el líder efectivo de la formación en Cataluña, la persona que dirige el navío conjuntamente con Puigdemont y Artadi.

El poder de Jordi Sànchez no es casual. El expresidente de la ANC y actual presidente de la formación de Puigdemont es el líder del partido en el terreno. Aunque fugado es el “gurú” del espacio político, las decisiones del día a día las toma el reo por sedición, conjuntamente con Elsa Artadi, que es quien lleva la estrategia.

Además, Sànchez es uno de los ideólogos de Junts. Su liderazgo es incuestionable, y se refuerza con el apoyo y carisma de los demás condenados por sedición. Fue clave para le edición de Junts pel Sí, la coalición entre CDC y ERC en 2015 de la que salió Carles Puigdemont como presidente, y también para la lista de JxCat de las elecciones posteriores al 155 en 2017.