Los fiscales del Supremo optan por que García-Castellón llame a declarar a Dina

Consideran que no es el momento de llamar a Iglesias al TS porque todavía quedan diligencias por practicar en la AN.

Los fiscales de Sala del Tribunal Supremo ya han decidido el criterio que mantendrán sobre si pedir la imputación del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, por el ‘caso Dina’.

Economía Digital avanzó la semana pasada que la opinión que más apoyos suscitaba en el seno de los magistrados era la de no pedir la imputación al líder de Podemos. Y, en esta línea, la Fiscalía opta finalmente por que el caso vuelva a ser remitido al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón para que practique más diligencias que consideran importantes, como la de llamar a declarar a la exasesora, Dina Bousselham. 

Tras una segunda reunión, la fiscal de Sala, Pilar Fernández Valcárcel, encargada de elaborar el dictamen y firmarlo ya lo tendría todo dispuesto para que “en breve”, según fuentes fiscales, se dé a conocer la opinión de Fiscalía. La mayoría de magistrados habrían coincidido que no es el momento para que el Tribunal Supremo inicie una imputación.

El argumento más utilizado es que todavía quedan diligencias por practicar respecto a este caso, como, por ejemplo, si fue verdaderamente Iglesias quien destruyó la tarjeta de su exasesora, una vez devuelta tras el robo. Y estas pesquisas se pueden seguir investigando desde la Audiencia Nacional. 

Tal y como publicó este medio, los jueces que componen la Sala del Supremo no llegaron a un acuerdo en la primera reunión mantenida la semana pasada. La opinión que suscitaba más apoyos era la de archivar la causa contra Iglesias porque Dina nunca denunció al líder de Podemos.

Sin embargo, otros magistrados consideraban que García-Castellón debería de llamar a declarar a la propia exasesora para que explique de su viva voz por qué no le ha denunciado y si considera que Iglesias destruyó la tarjeta Micro SD de su móvil. 

La opinión de este informe, junto con el presentado ya por Anticorrupción, no condiciona en ningún caso el veredicto que dé el Supremo, que es de quien depende en última instancia la decisión. 

Anticorrupción descarta llamar a Iglesias

La Fiscalía Anticorrupción envió hace 21 días una nota interna a sus homólogos del Tribunal Supremo manifestando su rechazo a abrir una investigación en este tribunal contra el líder de Podemos.

Su opinión, como la de los fiscales de Sala, no resulta determinante, pero tiene importancia, ya que es el organismo que ha llevado el ‘caso Dina’ desde sus inicios.

En dicho escrito, la Fiscalía no considera que Iglesias hubiese cometido un delito de descubrimiento y revelación de secretos con agravante de género al haber tardado meses en devolverle a Bousselham la tarjeta SIM que le robaron en noviembre de 2015, ya que la afectada no presentó denuncia. Justo el mismo argumento que algunos fiscales de Sala defienden en estos momentos.

Para esclarecer el asunto, la Sala de lo Penal del TS ha designado ponente sobre la apertura o no de la causa al magistrado Andrés Palomo del Arco. Su propuesta tendrá que ser refrendada por una mayoría de la Sala, que está formada por su presidente, Manuel Marchena, y por los magistrados Andrés Martínez Arrieta, Andrés Palomo, Ana Ferrer y Eduardo de Porres.

Cuatro de estos magistrados son conocidos por haber juzgado el proceso independentista de Cataluña. El destino del vicepresidente segundo está en sus manos, así como una más que posible fractura en el Gobierno de coalición si solicitan su imputación y el TS les da la razón. 

El encargo de realizar este informe partió de la fiscal general del Estado y exministra del PSOE, Dolores Delgado, quien, tal y como publicó Economía Digital, prefirió no participar en este asunto.

Delgado derivó su dirección al teniente fiscal Navajas, quien fue enormemente criticado por no permitir dar voz a los fiscales de Sala cuando tocó dirimir sobre las denuncias presentadas contra el Gobierno a raíz de la gestión de la pandemia del coronavirus. Navajas solicitó su archivo sin consultar.

Esta vez, Navajas ha delegado este trabajo en Fernández Valcárcel para evitar cualquier crítica al respecto. Según las fuentes consultadas, el informe se hará público en cuestión de “horas o días”.