La patronal denuncia el retraso “partidista” de las elecciones catalanas

Foment del Treball y Pimec denuncian la "oportunidad histórica" perdida y la fragilidad de una Generalitat en funciones en plena crisis sanitaria

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre / EFE

El PSC no es el único que ha recogido con disgusto el aplazamiento electoral. Foment del Treball y Pimec han denunciado el retraso en la votación que ha avalado la mayoría de partidos, y han acusado al Govern de hacer un cálculo “partidista” con la situación epidemiológica como pretexto.

En un duro comunicado, ambas patronales han asegurado que el aplazamiento hasta mayo “está más condicionado a criterios partidistas que a criterios sanitarios”. Foment y Pimec viven con preocupación la evolución de la pandemia, y creen que el retraso dificulta la gestión de la crisis.

“Se ha perdido la oportunidad de construir cuanto antes un Govern fuerte, estable y con capacidad para tomar decisión”, ha lamentado la patronal. El gobierno catalán actual está en funciones, lo que significa que más allá del día a día, tiene una capacidad limitada para aprobar leyes o llevar a cabo ciertos trámites.

“Se ha perdido la oportunidad de construir un Govern fuerte”

La patronal cree que esta oportunidad perdida impedirá que se aprueben unos nuevos presupuestos autonómicos. La situación se agrava con la gestión de los fondos europeos: 1.706 millones entre los años 2021 y 2022: “Se ha perdido la oportunidad de constituir cuanto antes un Govern fuerte, estable y con capacidad de tomar decisiones”.

El comunicado refleja que se hubiesen podido celebrar los comicios este invierno y mantener al mismo tiempo las medidas de seguridad para evitar contagios. Ponen de ejemplo Portugal, que celebrará sus votaciones en enero, y no tiene previsto ningún aplazamiento pese al repunte de la tercera ola.

La Generalitat ha firmado esta tarde el decreto que permite aplazar las elecciones, que pasarán de celebrarse del 14 de febrero al 30 de mayo. El texto ha dejado “sin efecto la celebración de las elecciones al Parlament de Cataluña […] debido a la crisis sanitaria derivada de la pandemia causada por la Covid-19”.

“Las circunstancias sanitarias impiden garantizar las condiciones para el desarrollo de un proceso electoral con libertad de concurrencia, votación y ejecución”. La decisión, impulsada desde el Govern, ha contado con el apoyo de todos los grupos políticos salvo del PSC, que proponía aplazarlas a marzo en lugar de demorar a mayo la contienda.

Vox estudia un recurso contra el retraso electoral

La fragilidad de la decisión podría hacerla decaer si finalmente Vox cumple con su amenaza y recurre del decreto de la Generalitat. Abascal ha anunciado el recurso en una rueda de prensa ante el monumento de Colón en Barcelona, en la que también han participado el candidato de Vox a la Generalitat, Ignacio Garriga, y el eurodiputado Jorge Buxadé.

“Si hay un resquicio legal, lo haremos”, ha asegurado Abascal, que desde luego ha mostrado su rechazo a un aplazamiento electoral porque asegura que los comicios se pueden celebrar con medidas de seguridad. El líder de Vox ha reprochado a “quienes quieren que los catalanes vivan en la excepcionalidad” el posible retraso.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre las elecciones catalanas.