Podemos amenaza con llevar la Ley Trans al Congreso pese a las cesiones del PSOE

Los socialistas habrían cedido en el requisito de solicitar dictámenes médicos, pero continúan estudiando las garantías jurídicas a la autodeterminación de género.

La nueva ley sobre transexualidad, conocida como Ley Trans, vuelve a tensionar a los socios de Gobierno. Los equipos técnicos de PSOE y Unidas Podemos siguen teniendo discretos encuentros donde los socialistas habrían podido ceder terreno en algunos aspectos ante las presiones de la formación morada por sacar la ley adelante. Los de Pablo Iglesias amenazan con registrar la norma en el Congreso si los socialistas la paralizan para que no llegue al Consejo de Ministros.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, y su formación no han perdido el tiempo. Según ha podido saber Economía Digital, los morados ya habrían hablado con sus socios de investidura para tantear su posible apoyo a la norma, en caso de que la vicepresidenta Calvo la frenase y no llegara al Consejo de Ministros.

En Igualdad tiene claro que la norma va a salir adelante con o sin el apoyo de los socialistas y el último órdago de Podemos ha sido su posible registro en la Cámara Baja y el hablar con el resto de socios parlamentarios para intentar sacarla adelante. Fuentes de la formación morada explican a ED que la “primera opción” siempre es la del diálogo con los socialistas y que sea Igualdad (Montero) quien la presente y la exponga.

Pero en caso de no salir las negociaciones como a los morados les gustarían, el ‘plan B’ ya se habría activado. ERC, Compromís, CUP y Más País ya se habrían comprometido con Podemos, según las fuentes consultadas, para apoyar la iniciativa que podría ser registrada próximamente en la Cámara. Así aseguran que más fuerzas estarían pensando en adherirse a la iniciativa, que podría suponer el primer enfrentamiento entre los dos socios que conforman el Gobierno tras la ‘era Iglesias’.

El PSOE comienza a ceder en algunos aspectos

Las fuentes socialistas consultadas por ED piden más tiempo a Podemos al coincidir con la campaña electoral en la Comunidad de Madrid. Todo la ‘factoría socialista’ de Moncloa está volcada en las elecciones y dan por hecho que una norma como ésta, “que es algo complejo” se dilate en el tiempo hasta comprobar su seguridad jurídica. Es decir, lo que los socialistas explicaron en un principio para no moverse de sus posiciones.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo. Foto: EFE

Pero, tal y como ha sabido ED, los socialistas y, en concreto la vicepresidenta Carmen Calvo, podría haberse movido de su posición y haber cedido en el requisito de solicitar dictámenes médicos. Fuentes cercanas a la negociación aseguran que los socialistas se han volcado esencialmente en dos cuestiones: aportar garantías jurídicas a la autodeterminación de género y revisar el acceso de los menores al cambio registral.

Los socialistas seguirían buscando que la Ley Trans estuviera incluida dentro de la Ley de Igualdad LGTBI. Algo que no descartan por completo en el Ministerio de Irene Montero. El equipo de la ministra asumen que las dos partes tendrán que hacer concesiones para que salga adelante, pero también existen líneas rojas por esta parte. La principal es que “no se va a dar ni un paso atrás respecto a la libre determinación de género”, señalan.

Así, contestan a Calvo que respecto a las dudas sobre la seguridad jurídica, se incluirían las garantías que ya contempla el Registro Civil y, explican, que, por supuesto, se realizarían las comprobaciones oportunas respecto a la veracidad de los testimonios y documentos aportados antes de su aprobación.

Los colectivos seguirán con las protestas

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (Felgtb), la Fundación Triángulo y la  Asociación de Familias de Menores Trans, entre otras, ya han anunciado que se seguirán movilizando en las calles de toda España para reclamar la aprobación de la Ley “cuanto antes”.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa. Foto: EFE/JCH/Archivo

Estos colectivos junto a otros presentaron la campaña “Exigimos la igualdad trans, con la que recorrerán todas las comunidades autónomas para pedir una legislación que garantice los derechos de las personas trans y para concienciar a la ciudadanía de que es “urgente” acabar con la discriminación estructural que padecen.

Con estas movilizaciones, estas asociaciones también pretenden “convencer a los sectores del PSOE que siguen teniendo dudas y reticencias sobre la importancia” de los derechos de las personas trans, ha dicho la presidenta de la Felgtb, Uge Sangil. “Ante el bloqueo, no nos quedan más opciones que movilizarnos en la calle“, destacó.

Los colectivos rechazan una de las fórmulas que habría planteado el PSOE, que consiste en que una tercera persona tenga que acreditar la identidad de una persona trans para el cambio de sexo y su nombre en el registro. Según los colectivos, esta medida supondría una tutela y “poner a las personas trans en presunción de fraude”.

Los socialistas prefieren esperar al 5 de mayo, una vez terminados los comicios en la Comunidad de Madrid, para avanzar con las leyes que más esfuerzo les está costando negociar con Podemos como es ésta y la Ley de Vivienda. Sin embargo, los morados aseguran que la Ley Trans “lleva mucho tiempo paralizada” y señalan a Calvo como responsable directa.

Los morados amenazan con su posible registro en el Congreso, si los socialistas no entran a consensuarla y llevarla juntos al Consejo de Ministros. El enfrentamiento entre las dos facciones del Gobierno continúa tras la salida de Pablo Iglesias.