Podemos exigirá más gasto al PSOE en la tramitación de los presupuestos

Iglesias buscará a sus socios para introducir vía enmiendas todos los escollos que no aprobado con el PSOE

Unidas Podemos prepara un verdadero campo de minas a su socio de Gobierno durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Congreso de los Diputados.

Su líder, Pablo Iglesias, buscará la colaboración de los socios de investidura, en particular a ERC y a Bildu, para introducir vía enmiendas todos aquellos escollos que no hayan sido resueltos en las negociaciones con los socialistas para aprobar el borrador. Todo ello, en síntesis, para exigir más gasto.

Dicen que, en política como en la vida en general, la venganza se sirve en plato frío y las cuentas públicas presentadas este martes por el presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente Pablo Iglesias solo han hecho que comenzar a andar y los morados no están dispuestos a aparcar todas sus reivindicaciones.

Entre las propuestas de Podemos que se han quedado pendientes de ser aprobadas en el anteproyecto de presupuestos están las relacionadas al Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Los morados tienen de plazo hasta el próximo 16 de noviembre a las 14 horas para registrar sus propuestas vía enmiendas e intentar convencer a ERC, Bildu, PNV y el resto de las formaciones minoritarias para llevar adelante la estrategia.

Aumento del IMV a las pensiones contributivas

Desde Unidas Podemos, por ejemplo, dan por hecho que el PSOE no tendrá más remedio que equiparar la subida del ingreso mínimo vital a la de las pensiones no contributivas. Y están convencidos de que hallarán respaldos para hacerlo.

En las enmiendas, los morados tomarán en cuenta los ingresos del año corriente para que no sea necesario esperar a final de año para solicitar esta ayuda. También buscan que los Servicios Sociales puedan acreditar que se cumplen con los requisitos y se bajarán de tres a dos los años de emancipación necesarios para los menores de 30 años.

Escrivá pugna con Iglesias

La guerra entre socios es de tal proporción que el ministro de Seguridad Social, Inclusiones y Migración, José Luis Escrivá, afirmó este miércoles que se enteró por la prensa de las enmiendas de Iglesias al ingreso mínimo vital. Ambos mantuvieron una pugna a través de los medios de comunicación a cuenta de la medida estrella del Gobierno de coalición.

Escrivá negó que haya “pelea” dentro del Gobierno tras escuchar a Iglesias en una radio decir que su propuesta generó una “dura pelea” en la negociación de las cuentas públicas. Escrivá, sorprendido, advirtió en una entrevista en televisión que las enmiendas de Iglesias van a suponer “alguna carga administrativa adicional”.

“En los decretos leyes de hace tres o cuatro Consejos de Ministros introdujimos modificaciones en la ley a propuesta nuestra para poder eliminar rigideces y agilizar elementos del ingreso mínimo vital”, explicó el titular de Seguridad Social y añadió que “lo que -Iglesias- está pensando para las enmiendas no va en la dirección de agilizar, sino que supone alguna carga administrativa adicional”.

“La agilización de los trámites del ingreso mínimo vital que ha permitido que en la nómina de octubre se esté concediendo ya a casi 140.000 hogares y 400.000 personas es el resultado no de estas enmiendas, sino de decisiones que se han tomado ya hace unas semanas”, continuó el ministro.

Los retrasos en la tramitación de solicitudes de la renta mínima fue uno de los aspectos que generó mayor debate en las negociaciones para aprobar el anteproyecto de ley de Presupuestos.

Pero Unidas Podemos insiste en incluir en el acuerdo mayores facilidades para acceder a esta prestación y que llegue así a más hogares y finalmente el Gobierno alcanzó un acuerdo para incluir tres enmiendas al Real decreto ley que regula el ingreso mínimo vital para mejorar la prestación, por lo que se modificarán los requisitos para el acceso a la misma.