El PP dará un baño de masas a Moreno para enterrar el audio de Marín

La polémica por el audio sobre el presupuesto del vicepresidente andaluz, que está invitado a la cita en Granada, enfada a las filas del PP y aboca al adelanto electoral

El presidente de la Junta y del PPA, Juanma Moreno en una rueda de prensa. EFE

El presidente de la Junta y del PPA, Juanma Moreno en una rueda de prensa. EFE

La hoja de ruta del 16º Congreso Regional del PP en Andalucía, que se celebra desde hoy hasta el domingo en Granada, pasa por ser un auténtico baño de masas donde Juanma Moreno, presidente del Gobierno andaluz, será reelegido sin contestación interna haciendo valer el perfil de dirigente moderado capaz de ensanchar el espectro que representa su partido en Andalucía tras tres años de un ejecutivo que, con la ayuda parlamentaria de VOX, acabó con 37 años de monopolio socialista.

Un auténtico baño de masas entre los suyos que sirve de espaldarazo de cara a las próximas elecciones andaluzas, previstas oficialmente para diciembre de 2022 pero que ya nadie duda, sobre todo desde la revelación del audio de Juan Marín –“sería estúpido aprobar un presupuesto en año electoral”-, que se convocarán no más tarde de la próxima primavera.

La cita en Granada se celebra, así, en un contexto con luces y sombras: por un lado, es el primer congreso para los andaluces estando en el Gobierno, en el que el perfil moderado que ha cultivado Moreno este tiempo le ha librado de participar en la crisis orgánica que arrolla a su partido a nivel nacional por la batalla del liderazgo en Madrid entre la presidenta madrileña, el alcalde de Madrid y el tándem Casado-García Egea. De hecho, Moreno es hoy un barón asentado que ha sabido limar sus diferencias con su presidente nacional, a pesar de que fue un ‘sorayista’ convencido en la era post-Rajoy.

Tanto han cuidado los organizadores del Congreso el diseño de la agenda para no crear suspicacias que, sabiamente, han distanciado la presencia en viernes, sábado y domingo, de Díaz Ayuso, García Egea y Casado, respectivamente, en un momento en el que el ruido del debate madrileño empieza a hacer mella en las encuestas, como refleja el último CIS, en el que el PP desciende 1,2 puntos en la estimación de voto respecto al último sondeo.

Al respecto, Economía Digital ya publicó que Juanma Moreno había pedido rebajar los decibelios de esta bronca porque “nos distrae de ganar elecciones”. Tampoco ha ayudado a rebajar las tensiones internas las revelaciones y retratos que hace Cayetana Álvarez de Toledo en sus memorias, en las que se despacha con el presidente del PP y con su secretario general.

Ese perfil conciliador y dialogante entre las distintas familias se refleja en el hecho de que en este Congreso Moreno contará, además de con el aplauso lógico de la militancia andaluza, del abrigo de otros barones autonómicos, de muy distinta sensibilidad y relación con Casado, como Juan Vivas (Ceuta), Fernando López Miras (Murcia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León), Alberto Núñez Feijóo (Galicia) e Isabel Díaz Ayuso (Madrid). Todos ellos participarán e la tarde del viernes en una mesa redonda, moderada por el propio presidente andaluz, que promete ser uno de los momentos estrella del fin de semana.

Marín, el invitado al Congreso del PP al que todos señalan

Pero si bien todo esto era lo que se esperaba fuera a suceder en el Congreso del PP andaluz, la revelación este martes del audio grabado al vicepresidente andaluz, Juan Marín, en una reunión del grupo parlamentario Ciudadanos ha alterado sensiblemente el ánimo con el que los populares acuden este fin de semana a Granada y la idílica convivencia en el Gobierno andaluz en el Palacio de San Telmo. Los grupos de la izquierda de la cámara, de hecho, han pedido su dimisión arguyendo que ha “engañado a los andaluces” y que el diseño del presupuesto ha sido “un paripé”.

Por un lado, Marín será uno de los invitados en este Congreso. Si bien su presencia no aparece reflejada en la agenda oficial de esta cita, ha sido el propio vicepresidente el que reveló su participación en una de las múltiples entrevistas, en medios nacional y regionales, que ha concedido desde la aparición del polémico audio.

Según fuentes del entorno de Marín consultadas por Economía Digital, el coordinador de Ciudadanos Andalucía participará hoy viernes sobre las cinco de la tarde, en teoría después de la ponencia sobre el Reglamento de la Coordinación que pronunciará el vicesecretario general del PP-A, Toni Martín. Cuál será su discurso y qué recibimiento obtendrá por parte del auditorio es una incógnita, aunque ya son muchos los dirigentes del PP que tanto en público como en privado han mostrado su enfado por unas declaraciones que además de “inoportunas, en el peor momento” califican de “falta de lealtad absoluta” y cuyas explicaciones posteriores son “incluso peores que el audio”, subrayan a este medio.

De hecho, a medida que ha ido desarrollándose la semana, Marín ha ido buscando culpables y lanzando acusaciones sobre el origen y objetivo de esa filtración. Si bien el pasado martes, el vicepresidente andaluz deslizó en el transcurso de una entrevista que la difusión del audio coincidía en el tiempo con la celebración de la comisión de la Faffe en el Parlamento, en la que los diputados socialistas debían explicar el uso de fondos públicos en prostíbulos (un pasado que el PSOE de Juan Espadas se afana en enterrar), al día siguiente el dedo acusador se dirigió sin paños calientes a las filas del PP, por otro lado su socio en el Gobierno andaluz, único asidero de supervivencia para Ciudadanos.

Tensión entre Marín y Hervías

Fue el propio Marín el que el miércoles acusó de estar detrás de esta operación a Fran Hervías, ex secretario de Organización de Ciudadanos en tiempos de Albert Rivera hoy convertido en la mano derecha de García Egea en Génova en su objetivo de derribar la endeble estructura que mantiene en pie al partido naranja. “Quienes se dedican a hacer política basura pues que sigan. Yo desde luego no voy a jugar a eso”, declaró Marín a los medios.

El propio Hervías, en un mensaje de Twitter, ha respondido a Marín que no quería entrar “en el juego de falsedades de Juan Marín y Cs para tapar sus graves declaraciones. Sus problemas internos que los solucionen ellos”.

Asimismo, otros destacados diputados han conminado al vicepresidente andaluz a rectificar y cuidar la relación con el PP. Caso del diputado por Granada en el Parlamento andaluz, Ramón Herrera o el diputado por Cádiz en el Congreso Pepe Ortiz, persona de la máxima confianza de Pablo Casado.

Un “enfado mayúsculo” que expresan voces del PP al que Juan Marín ha tratado este viernes de poner freno reconduciendo su acusación a los diputados no afines en su propio grupo parlamentario. Así en un acto celebrado en Jerez de la Frontera, el vicepresidente de la Junta ha defendido que la filtración del audio parte de “un diputado de Cs”, a su juicio, y tras distintas versiones, “este sería el único responsable” de filtrar una “conversación privada” que tuvo lugar en julio, pero que ha saltado ahora a los medios y ha servido de “excusa”, en palabras del Gobierno andaluz, para que PSOE y Vox rompan negociaciones sobre los Presupuestos y presionen para un adelanto electoral.

Así las cosas, este Congreso será el momento también para que Juanma Moreno despeje la incógnita del adelanto electoral por varias razones. La primera es que la convivencia con Ciudadanos se ha resentido con esta crisis. Además, el presupuesto, a menos que Vox sorprenda con un giro de guion, no saldrá adelante y el relato oficial defiende que es una herramienta clave para el diseño de la política económica post-Covid.

Además, las encuestas en Andalucía soplan a su favor en un momento en el que los partidos de la oposición sigue sin tener bien armadas sus estrategias ni liderazgos y, a nivel nacional, Génova presiona para convoque pues Pablo Casado, que pondrá el broche a esta cita el domingo, necesita un triunfo de Moreno en Andalucía que lo catapulte hasta la Moncloa, toda vez que la incontestable victoria de Díaz Ayuso en Madrid ha sido hasta ahora más bien un arma de doble filo para su legitimidad como líder del PP.