Salvador Illa asume que las vacunas serán limitadas hasta marzo

El Gobierno presenta el plan estatal de vacunación, que establece que los primeros vacunados serán los sanitarios

Salvador Illa ha presentado este martes el plan estatal de vacunación de Covid-19 para 2021. El ministro de Sanidad asume que en los primeros tres meses del año las dosis de las vacunas serán limitadas y priorizará al personal sanitario y a los ancianos de las residencias para que sean los primeros en inyectarse entre enero y marzo.

La segunda etapa de la vacunación será entre marzo y junio y para entonces se espera mayor cantidad de vacunas, de forma que se podrá vacunar a otras poblaciones de riesgo priorizadas por Sanidad. La tercera etapa, a partir de mediados de año, contaría con suficientes dosis para poder vacunar a todos los grupos prioritarios, según Illa.

Esto supone que será a partir de junio, en la tercera etapa, que el resto de la población general podrá vacunarse.

Pedro Sánchez ya avanzó este pasado fin de semana que España contará con más de 13.000 centros de vacunación, que serán los centros de atención primaria de todo el país. El jefe del Ejecutivo también aseguró que habría una estrategia única para todas las comunidades autónomas, lo que ya le trajo críticas de Cataluña, Madrid y País Vasco.

No obstante, Illa ha asegurado que la estrategia de vacunación ha sido coordinada con ocho comunidades autónomas, profesionales de sociedades científicas y expertos de Sanidad. El ministro ha matizado que el documento está abierto a “más aportaciones” y que se actualizará según los avances de las vacunas.

El responsable del departamento de Sanidad ha recordado que este plan plan estatal fue acordado en el consejo interterritorial de la Covid-19, en el que participan todas las autonomías.

Vacunación en España: tres etapas y 18 grupos prioritarios

“Se han delimitado tres etapas de priorización en función de la disponibilidad de las dosis en cada uno de esos momentos”, ha explicado Illa. “En una primera etapa, va a ser un suministro inicial muy limitado de dosis de vacunas, probablemente desde los meses de enero, febrero y marzo”, ha añadido.

Para la segunda etapa, entre marzo y junio, el ministro espera que haya “un incremento progresivo” de las dosis de las vacunas. Después, la tercera etapa se caracterizaría por “un aumento de número de dosis y vacunas disponibles para cubrir ya a todos los grupos prioritarios”, ha afirmado Illa.

La priorización de la vacunación en cada una de las etapas se ha desarrollado en función de cuatro criterios: el riesgo de morbilidad grave y mortalidad, el riesgo de exposición a la enfermedad, el riesgo de impacto socioeconómico y el riesgo de transmisión. Con base en esto se ha priorizado a 18 grupos, que el Gobierno no ha detallado aún.

El ministro sí ha confirmado que los residentes y el personal sanitario de las residencias de mayores serán los primeros en vacunarse. “Seguirá el resto del personal sanitario y grandes dependientes no institucionalizados”, todos vacunados en la primera etapa con las primeras dosis que lleguen al país.

Este grupo prioritario que se empezaría a vacunar en enero comprende a unas 2,5 millones de personas, y el Gobierno se propone que todas tengan la vacuna en los primeros tres meses del año.

La vacunación no será obligatoria

“Pensamos que podemos empezar con los primeros grupos en el mes de enero”, ha augurado Illa. “Se trata de una estrategia única para todo el país, que se rige por un marco ética que incluye el principio de equidad”, ha apostillado el ministro, que además ha confirmado que no se optará por la vacunación obligatoria.

“Calculamos, según los contratos que se han ido firmando, que en España recibamos unos 140 millones de dosis para inmunizar a unos 80 millones de ciudadanos. Obviamente, esto es más que la población del país, por lo tanto haremos un esfuerzo de solidaridad y trabajamos para que países fuera de la UE puedan gozar de estas vacunas”, ha asegurado.

En todo caso, el ministro ha garantizado que el Sistema Nacional de Salud está preparado para recibir y aplicar las vacunas, incluyendo aquellas que requieren de temperaturas y condiciones de almacenamiento especiales que han causado cierta preocupación.