Sánchez esconde a Podemos ante los empresarios para recuperar inversores

Pedro Sánchez no cuenta con ningún ministro de Podemos para recuperar a los inversores internacionales en un foro económico que se celebrará esta semana.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, enviará la próxima semana a varios ministros socialistas a participar en el foro económico Spain Investors Day (SID) que reúne a las principales cotizadas españolas con más de 200 inversores internacionales de varios países.

Este encuentro cobra especial protagonismo ante la caída de la inversión internacional en España y la nueva situación creada por la crisis sanitaria. Sánchez no quiere fallar con los inversores internacionales y ante la desconfianza que generan sus socios gubernamentales ha decidido que ningún ministro de Unidas Podemos participe en el encuentro.

El acto será inaugurado por los ministros de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Ese mismo día, el miércoles 13 de enero, también participarán la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. Ni rastro de Unidas Podemos.

Quien sí intervendrá es el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, junto a la secretaria de Estado de Comercio y presidenta del ICEX, Xiana Méndez Bértolo.

Fuentes del Ejecutivo destacan que el foro se convertirá en un amplio ejercicio de “transparencia” del Gobierno ante los inversores internacionales para explicar la realidad de España. Cada ministro explicará y responderá a las preguntas sobre cuestiones de su competencia.

“Más del 50% del capital de las empresas españolas cotizadas está en manos de inversores internacionales, necesitamos ganarnos su confianza y defender la reputación e imagen de nuestras empresas”, explica Benito Berceruelo, presidente del SID.

Para su clausura, el jueves 14 de enero, asistirán la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, que estará acompañada por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos y el presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura.

La amenaza de la inseguridad jurídica

Las salidas de tono de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición podrían ser un factor desestabilizador a la hora de atraer inversores internacionales, así lo explican fuentes socialistas a Economía Digital.

Los ataques a los jueces y a la Monarquía, la derogación de la reforma laboral, las subidas de impuestos e, incluso, la prohibición de los desahucios preocupan en el exterior y dañan la imagen de España hasta el punto de no querer invertir en nuestro país.

Si el ‘procés’ ahuyentó a las empresas, dada la numerosa fuga tras la celebración del 1-O, los desafíos de Podemos a su socio de Gobierno también causan cierta sorpresa, alejando el dinero de los inversores internacionales con una excesiva regulación.

El deterioro institucional ocasionado por las políticas impulsadas desde un Gobierno dividido no pasa desapercibido fuera de nuestro país y así lo han reflejado distintos medios internacionales. Este pasado viernes, el prestigioso semanario británico The Economist calificó la relación de Sánchez e Iglesias como un “turbulento matrimonio político”.

La publicación se preguntó si el líder de la izquierda de España tiene realmente “bajo control” a sus aliados de “extrema izquierda”, en relación a Unidas Podemos. El semanario también destacó que “en un país donde la política está profundamente polarizada, la coalición no tendrá un camino fácil”.

La publicación retrató, a modo de ejemplo, las presiones de Iglesias con Bildu que ha tenido que afrontar Sánchez para sacar adelante los Presupuestos. “Presionó al Gobierno para que buscara los votos de los cinco parlamentarios de Bildu, sucesor político de ETA, grupo terrorista vasco”.

“Para obtener los 13 votos de ERC, partido separatista catalán, el Gobierno también omitió de su nueva Ley de Educación un artículo que decía que la enseñanza debería ser al menos en parte en castellano en las regiones con una segunda lengua oficial (aunque esto ha sido ignorado durante mucho tiempo en Cataluña)”, destaca The Economist.

Calviño, figura clave para captar inversores

Las dudas del Gobierno sobre la participación de Podemos con el mundo empresarial desaparecen esta semana y Sánchez ya no teme escenificar la ausencia de sus socios ante un aspecto tan delicado.

Los grandes directivos del sector piden también hacer políticas con visión largoplacista para aprovechar la oportunidad sin precedentes que brinda la llegada de los fondos europeos a España. Es ahí donde la figura de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, resulta clave para el Gobierno y Sánchez lo sabe.

El presidente respaldó en público su decisión de congelar este año la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) frente a los ataques de Podemos y de Pablo Iglesias en especial.

Calviño ya se comprometió hace tres semanas a que “España tenga una voz fuerte en los foros internacionales”, para impulsar también el proceso de armonización regulatoria de los mercados de capitales.

Aunque también advirtió de que el contexto no es sencillo. Destacó que en el proceso de recuperación que afronta la economía española será clave la ejecución y para eso será fundamental que las cuantiosas inversiones públicas movilicen a su vez inversión privada e internacional.