Sánchez evita un ‘cara a cara’ con Iglesias: descarta una ley para la Corona

Fuentes del Ejecutivo descartan que se vaya a desarrollar una norma completa y se inclinan por "reformas puntuales" pactadas con Zarzuela.

El Gobierno descarta ahora diseñar una ley para la Corona. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, abrió esa posibilidad en su último discurso de fin de año. Pero este miércoles y con motivo de la Pascua militar, fuentes del Ejecutivo descartan que se vaya a desarrollar una norma completa y se inclinan por “reformas puntuales” pactadas con Zarzuela. Los socialistas esgrimen que la última palabra la tiene Casa Real. Sin embargo y según ha podido saber ED, el trasfondo es evitar el enfrentamiento directo entre los socios que conforman el Gobierno de coalición: PSOE y Unidas Podemos.

El presidente del Gobierno cierra la puerta a meterse de lleno a legislar sobre la Corona. Fuentes del Ejecutivo apuntan ahora a “reformas puntuales” y normas internas de autorregulación de la Casa Real consensuadas con ésta que “aún llevarán un tiempo”, avanzan.

La formación de Pablo Iglesias exige medidas más radicales que las que busca el PSOE para dar mayor transparencia a la Corona. Desde el partido morado anticiparon en diciembre el registro “en los próximos meses” en el Congreso de una norma para establecer mayores controles sobre la Monarquía y regular “el rol institucional” del Rey.

Una manera de clarificar que el monarca no puede hacer política ni perder su papel simbólico y protocolario de neutralidad. “Lo que puede y no puede decir”, resumió el presidente del grupo confederal de Podemos en la Cámara Baja, Jaume Asens.

Los socialistas, por su parte, ya advirtieron que votarían en contra de esta norma porque ello viene regulado en la Constitución y sin su apoyo, los deseos de Podemos no salen adelante. Así de tajantes se muestran los socialistas, quienes airearon en primer lugar la posibilidad de elaborar una ley que matizase algunos aspectos de la Corona.

Evitar el ‘cara a cara’ con Iglesias

Si bien el presidente del Gobierno se ha mostrado favorable en el pasado a revisar la “inviolabilidad” del Rey para que no haya dudas de que esta condición afecta a su actividad como monarca y no a su vida privada, en la actualidad, en el Ejecutivo no consideran idóneo abrir el melón de la regulación de la Corona, algo que añadiría más inestabilidad a la situación que vive la institución en la actualidad y en la del propio Gobierno de coalición. “Hay que ser muy cuidadosos”, advierten fuentes del Gobierno.

Fuentes socialistas consideran que una ley que regule la Corona avivaría aún más el debate Monarquía-República en el Congreso y, por consiguiente, el enfrentamiento entre PSOE y Unidas Podemos, los dos partidos que conforman el Gobierno de coalición. Sánchez busca evitar un cara a cara con su vicepresidente Pablo Iglesias en la Cámara Baja. Más si cabe cuando desde Unidas Podemos han decidido utilizar la Monarquía como elemento diferenciador dentro de la coalición, de manera que les permita marcar perfil y exhibir que no son lo mismo que sus socios del PSOE.

En Unidas Podemos siguen criticando el “secretismo” de Sánchez y de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, con Casa Real y desde la parte socialista se justifican señalando que las reuniones que se puedan mantener solo atañen al presidente y al “enlace” responsable del Gobierno con Zarzuela, que en este caso es Calvo. Los socialistas siguen dejando fuera de las decisiones sobre la Corona a Pablo Iglesias y a los ministros de Podemos.

Así y en vísperas de las elecciones catalanas, los morados abanderan la causa republicana auspiciada, a su vez, por los socios independentistas de la legislatura. El vicepresidente Pablo Iglesias y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, acusaron recientemente a Felipe VI de “maniobrar contra el Gobierno” con motivo de su ausencia en la entrega de despachos a nuevos jueces en Barcelona. El monarca trasladó a Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que le hubiera gustado ir y esto enfadó profundamente a los miembros de Podemos.

Desde Podemos advierten que no su ofensiva contra el Rey va a continuar porque “los ciudadanos queremos saber qué se hace con nuestro dinero” y de cara a que se condenen las actividades del Rey Emérito, aseguran a ED.

Críticas del PP

Al Gobierno también le han llovido las críticas por parte del PP, cuyos dirigentes se enteraron por la prensa de los planes del Gobierno respecto a la Corona. Así, el líder popular, Pablo Casado, criticó que Sánchez quiera “meter en el cajón” ahora una eventual ley y que utilice este asunto como “globo sonda” por interés electoralista.

Casado acusó a Sánchez de perjudicar la imagen de las instituciones y la credibilidad de España en el exterior con anuncios que luego no se llevan a cabo. “Todo es bastante surrealista, porque la oposición se entera por la prensa que quiere hacer una ley de la Corona. Lealmente, decimos que siempre y cuando se refuerce la institución y la Jefatura del Estado estaríamos dispuestos a apoyarla, y ahora nos enteramos también por la prensa que la quieren meter en un cajón”, señaló el presidente del PP.

A juicio de Casado, este comportamiento “tiene un coste reputacional en las instituciones, en la credibilidad internacional y en el progreso y el empleo, porque cuando no se sabe a qué atenerse en cualquier legislación, sea institucional, económica o sanitaria, tiene sus efectos”. “Todo es así: una improvisación, una incompetencia y demasiados engaños y propaganda. Espero que este año traiga cierta responsabilidad en el Gobierno, que falta hace con la que está cayendo”, confió el popular.

El día en que Sánchez se refirió a “la hoja de ruta de renovación” de la monarquía, Casado afirmó que su partido respaldaría una ley de la Corona si era para reforzarla frente a los ataques de los “socios del Gobierno” y siempre que no se tocara la Constitución.