Tensas negociaciones a contrarreloj: Iglesias y Ábalos no ceden en la Ley de Vivienda

Los socios de Gobierno, ERC y EH Bildu, se unen a Iglesias y piden que Ábalos comparezca en el Congreso tras asegurar que incumple el acuerdo con Podemos.

Los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

Los ministros José Luis Ábalos, Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

Las negociaciones entre PSOE y Podemos para sacar adelante la Ley de Vivienda se complican y Pablo Iglesias tensa la cuerda. Tanto que los socios del Gobierno, ERC y EH Bildu, han solicitado la comparecencia del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, para que explique en el Congreso por qué está traicionando el acuerdo con Podemos. Este último gesto no ha sentado nada bien en la bancada socialista.

El ministro Ábalos se comprometió a presentar la Ley de Vivienda en el último Consejo de Ministros de febrero, es decir, este martes. Sin embargo, las negociaciones con Podemos han complicado el calendario y ambas formaciones siguen negociando a contrarreloj la norma sin que ninguno ceda, por el momento.

La nueva brecha en el Gobierno de coalición reside en la vuelta a la intervención del precio de los alquileres que defiende Podemos. Una medida que, según el PSOE, rechaza la mayoría del sector inmobiliario y también entre las grandes empresas.

Los morados acusan en privado a los socialistas de sostener los planteamientos de la Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (ASVAL), dirigida por el ex ministro socialista Joan Clos. Mientras que los socialistas niegan este planteamiento asegurando que gobiernan “para toda la sociedad”.

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, durante la rueda de prensa.EFE/PSOE/Eva Ercolanese.
El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. Foto: EFE/PSOE/Eva Ercolanese.

Así, el salvavidas de Ábalos podría llamarse María Jesús Montero. De hecho, sobre la mesa de la ministra de Hacienda está dar luz verde o no a la última propuesta del socialista: un sistema de incentivos fiscales para todos los propietarios que alquilen por debajo del precio de mercado y lo puedan complementar con desgravaciones o ayudas fiscales si cumplen unos determinados requisitos fijados a la hora de alquilar.

Esta última propuesta sería la que al ministro socialista le gustaría aprobar, en lugar de la intervención de precios que propone Podemos. Los morados critican que nunca se tengan en cuenta sus medidas a la hora de avanzar en esta ley y no ocultan que empiezan a tensarse las relaciones.

El fiasco de controlar el precio

Lo que Unidas Podemos quizás no recuerda es el fiasco que se han llevado en otros países cuando se ha intentado intervenir el precio del alquiler. París comenzó con esta idea en 2015 con la ‘Ley Alur’ y los tribunales terminaron suspendiendo su aplicación. La norma impedía poner un piso en alquiler a un precio un 30% más barato o un 20% más caro, ya que se debían de tener en cuenta una serie de variables como el tipo de vivienda, su amplitud o el mobiliario.

Estas características comenzaron a ampliarse y los alquileres comenzaron a elevarse por las nubes al superar los precios fijados por ley. Todo ello llevó a los propietarios a no alquilar sus respectivas viviendas. En Berlín (Alemania) también tuvieron que actuar los tribunales ante una descomunal subida de los alquileres, que superaba el precio máximo fijado.

El Gobierno alemán intentó limitar el precio de los alquiler a partir de 2015 en las subidas de los nuevos contratos al 10% del alquiler medio de las zonas denominadas “tensas” y que no hubieran sido reformadas o estuvieran vacías. La picaresca volvió a actuar y los propietarios comenzaron a hacer ‘pequeñas reformas’ en sus pisos para no acogerse a la normativa y subir aún más los precios. La medida resultó un fiasco.

Impuesto a la viviendas vacías

El control del precio del alquiler no es la única propuesta que tensiona al PSOE. La formación morada busca que los grandes tenedores de vivienda destinen el 30% a alquiler social, lo que aumentaría el parque público de vivienda, según Podemos.

La secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, y el vicepresidente segundo Pablo Iglesias, en un acto de Podemos. Foto: EFE/Mariscal/Archivo

Para la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, la nueva ley tiene movilizar la vivienda vacía para incrementar la oferta de alquiler social en favor de las familias vulnerables. Para ello, se tendrá que colaborar también con las distintas comunidades autónomas para que “no salga a cuenta tener vivienda parada”, combinando distintos instrumentos, ya sean incentivos o de carácter obligatorio.

Asimismo, los morados también plantean aprobar un impuesto a la vivienda vacía de grandes propietarios, una propuesta que ya ha sido rechazada por el PSOE en varias ocasiones.

Según ha podido saber Economía Digital, todas estas medidas, filtradas en prensa, ha provocado un aluvión de llamadas por parte de grandes empresarios al Ministerio de Ábalos pidiendo seguridad jurídica hacia el sector.

Podemos utiliza a ERC y Bildu para presionar a Ábalos

Y ante la poca efectividad de las medidas de Podemos, los morados se han apoyado en sus socios de investidura, ERC y EH Bildu, para que registren este lunes una propuesta de comparecencia del ministro Ábalos ante, lo que ellos consideran, incumplimiento del acuerdo del Gobierno de coalición.

Una petición que no hace sino presionar al ministro de Transportes para que explique sus medidas y si, verdaderamente, va a incluir alguna de las que defiende Podemos, que también se encuentran entre sus prioridades.

Todo apunta a que la ley se retrasará y que se avecinan más tensiones en las próximas reuniones de ambos partidos. Tanto PSOE como Podemos avanzan que lo van a seguir intentando, pero, por el momento, ninguna de las dos formaciones quiere tirar la toalla respecto a que no se aprueben sus medidas.